¿Ciudad Rodrigo en Común?

_mg_1176

Hace 48 horas, un grupo de hombres y mujeres manifestamos nuestra disposición a poner en marcha un espacio para aglutinar a quienes consideran necesario avanzar, en lo municipal, en los valores del progresismo, el feminismo, la defensa de los servicios públicos, los derechos de la ciudadanía y el desarrollo sostenible. Hicimos público un manifiesto y presentamos una sencilla web: www.ciudadrodrigoencomun.org.

En ese manifiesto hay personas a las que tengo estima personal; otras, a las que me gusta escuchar políticamente; algunas, también, que por motivos inescrutables cumplen ambas características; e incluso las hay a quienes ni siquiera tengo el gusto de conocer y el boca a boca ha situado en el listado de firmantes. Creo que es importante decir la verdad. “Ciudad Rodrigo en Común” no ha nacido en un día, ni en dos. Es el fruto de un profundo debate político sobre qué debíamos hacer en nuestro municipio.

Hace casi cuatro años tuve el honor de ser candidato a la alcaldía de Ciudad Rodrigo, y lo hice en el marco de una lista con las siglas de IU… pero no solo. En la papeleta ponía “IU: En Común” y el grupo municipal que se conformó tras ese proceso tiene la misma denominación y responde a una realidad: en la construcción de aquella campaña, su programa y la propia candidatura participaron muchas personas que no eran de Izquierda Unida. Gente que entendió nuestra intención de construir un espacio permeable, sinceramente abierto y en el que el único requisito para la colaboración fuese compartir una serie de principios, ideas y métodos de funcionamiento. Y, tras aquello, desde hace al menos dos años, quienes participamos en las asambleas de IU: En Común hemos tenido largas conversaciones para llegar a una serie de conclusiones.

La primera, esencial, prioritaria y relevante, es que el tripartito, con sus aciertos y errores, ha sido positivo para los y las mirobrigenses; y que debemos seguir apostando por el cambio político, como un camino a recorrer, pero siempre sin perder las coordenadas y la dirección. No engaño a nadie si digo que no ha sido fácil, que nos ha tocado asumir cuestiones que no compartimos, e incluso confrontar con nuestros socios (con lo que eso supone) cuando se han superado determinadas líneas. Tampoco, que la continuidad de lo que se inició en 2015 (especialmente en cuanto a su filosofía), no está asegurada. Ni mucho menos, que en estas semanas ese acuerdo está pasando por momentos duros.

La segunda conclusión es que para garantizar que el cambio continúe, el espacio político que hemos representado, sus valores, sus ideas, las iniciativas, es imprescindible. Hay determinadas medidas que no se hubieran tomado sin “IU: En Común” en el gobierno, e incluso hay algunas que ni siquiera se hubieran pensado. Estamos convencidos de haber sido capaces de imprimir un determinado carácter al gobierno municipal, aunque reconocemos que en algunos asuntos no hemos tenido la fuerza o la capacidad de convicción suficientes. Creemos, también, que esa continuidad requiere de que, en el nuevo ciclo político, podamos seguir reconociéndonos en las personas que formen parte del proyecto, que tengan la formación, el empuje y la capacidad suficiente para afrontar las tareas que la ciudadanía les encomiende. Y por ese motivo, y no por otro, hemos entendido que no sería razonable un acuerdo con las personas que actualmente representan a Podemos a nivel municipal.

Por último, que falta mucha gente. Hasta el momento, hemos sido el único espacio que ha defendido sin miramientos la remunicipalización de los servicios, que ha luchado sin fisuras por un modelo urbanístico justo y que se ha puesto como compromiso ineludible la mejora de los derechos de la ciudadanía a través del gasto social. Estamos convencidos de que muchas personas perciben estas ideas como positivas y están dispuestas a sumarse y colaborar con un proyecto en el que sean la referencia.

“Ciudad Rodrigo en Común” es una hipótesis de colaboración ciudadana para garantizar que el cambio político siga teniendo claras sus coordenadas. Si se convierte en una realidad, dependerá de la gente que se sume, y de nadie más. No se trata de abandonar lo existente, sino de hacerlo más amplio, de ensanchar y de facilitar que quienes tienen algo que decir encuentren el lugar apropiado. Y si termina en una candidatura electoral, quiénes la encabezan, con qué siglas… serán decisiones que deben tomar las personas que decidan dar un paso adelante.

En pocas horas, el proyecto ha crecido. Algunas personas han puesto su firma de forma pública en el manifiesto y otras se han apuntado solamente con la intención de colaborar (habrá muchas maneras) o, sencillamente, de recibir información. Hay a quien pongo cara, pero lo cierto es que el grupo de desconocidos es cada vez más numeroso. Y eso es positivo.

Siempre vivimos momentos trascendentales, pero no es necesario explicar por qué éste lo es tanto. En Ciudad Rodrigo se ha comenzado a construir un modelo de municipio que pone a las personas en el primer plano y se han dado pasos muy importantes, pero existe el riesgo, sin duda, de que el viento sople y derrumbe lo construido. El mejor armazón es la participación, el compromiso, grande o pequeño, y la suma de personas alrededor de un proyecto que no olvide los valores progresistas.

Te invito a que participes de ello, a que lo difundas y a que pongas tu granito de arena para que, entre todos y todas, hagamos algo grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s