Lo que dije al respecto de la reclamación de FEVESA

Os dejo la intervención que tenía escrita para el asunto de FEVESA, que no pude decir tal y como va por la sencilla razón de que hay días que aquello parece más un gallinero que un Pleno y tuve que solicitar hasta 3 veces que, por favor, se guardase un poco de silencio. Me perdí en dos de ellas.

Nuestra postura en esta votación fue la abstención.

Como cuestión previa, quisiéramos desde el Grupo Municipal de IU manifestar 3 asuntos muy breves. En primer lugar, reiteramos que la hora de celebración de este Pleno no es normal. Hemos dicho creo que en todas las sesiones celebradas cuando no han sido a las 20:00 horas que lo normal es que se celebren en esa hora y no en otra. En segundo lugar, ya manifestamos por escrito y en la comisión informativa que lo normal, ya que el debate de Presupuestos iba a ser “mancillado” (entre comillas) incluyendo otros asuntos, ya que no se iba a celebrar una sesión exclusiva para el debate más importante del año, que se incorporaran todas las cuestiones pendientes en un único pleno y no tener que convocar dos con un margen de una semana. Tampoco entendemos por qué no viene el acta de la sesión anterior, cuando además está relacionado.

Desde Izquierda Unida consideramos que el análisis de esta reclamación no puede realizarse de forma simplista, siendo muy importante huir de toda demagogia, haciendo un planteamiento serio y que analice la verdad de las cuestiones.

En primer lugar, es de recibo explicar las cosas como son, es importante aclarar lo que ocurre para evitar habladurías y comentarios que a ningún sitio llevan. La modificación del crédito, la modificación de la partida presupuestaria no supone ninguna subida de sueldos ni sitúa los gastos de la Corporación en órbitas muy superiores a otros años. Lo que en realidad ha ocurrido, como ya se ha explicado en otros ámbitos, es que la reducción que se realizó en esa partida al aprobar el Presupuesto de 2012 no ha venido acompañada de otras medidas, por lo tanto dicha partida agota su crédito y es el propio Interventor el que, de oficio, promueve su modificación para que no quede en negativo, pues los Ayuntamientos están sometidos a una férrea disciplina en materia de estabilidad presupuestaria por ley.

Desde IU lo hemos venido señalando y lo manifestamos hace meses en la Comisión de Hacienda. El crédito de la partida que recoge las asignaciones y retribuciones de los concejales no se sostiene por el volumen de órganos que se están convocando. Y en este sentido nosotros hemos planteado una moción para promover ese debate: el de la estructura institucional de este Ayuntamiento, la cantidad de órganos que existen y su régimen de convocatorias. También hemos planteado, en esta ocasión acompañando al otro grupo de la oposición, desde el inicio de la legislatura, una reducción de las asignaciones que recibimos. Tanto es así que el propio equipo de gobierno realizó esa misma reflexión en el primer pleno de este Ayuntamiento, aunque después nunca ha llegado a materializarse.

Reiteramos que es urgente que se abra este debate. Eso sí, ese debate debe abrirse pero no debe cerrarse en falso. No debe cerrarse en falso en la medida en que la modificación del régimen de convocatorias o incluso de la estructura de las comisiones informativas debe hacerse garantizando por un lado, y principalmente, el derecho de los concejales de la oposición a estar informados, esto es, el nivel democrático de este Ayuntamiento y, por otro lado, a racionalizar sus convocatorias para no asumir gastos que no sean necesarios.

En todo caso, hay que tener en cuenta que estamos hablando de una cantidad que supone el 1% del Presupuesto, y consideramos que el Pleno que se celebra debería dedicarse a discutir en profundidad el 99% restante, dejando este debate para su realización de forma serena, aunque de una forma más o menos inmediata. Nosotros hemos  presentado esa moción con la intención de abrir el debate, pero desde luego que la postura que ahí se encuentra, esto es, la de la fusión de comisiones informativas, no es cerrada, sino que simplemente debe servir para la reflexión.

Dicho esto, vamos a analizar las dos cuestiones que señalan los firmantes de la reclamación.

En relación a la transparencia o no de los acuerdos de este Pleno, consideramos que tienen razón en el escrito, aunque no precisamente por los motivos que exponen. Los acuerdos de este Pleno deben ser públicos, y deben ser publicados. Lo hemos dicho por activa y por pasiva. No tiene sentido que los ciudadanos no puedan leer las actas plenarias, o como mínimo los acuerdos en la web del Ayuntamiento. En este sentido, ya les dijimos hace tiempo que si no se pueden leer en esa web, las pueden leer en la de IU Ciudad Rodrigo. Nosotros publicamos todas las actas cuando ya están aprobadas definitivamente. Y en relación al acta que nos ocupa, que no entendemos por qué no ha venido su aprobación a este pleno, ya señalaremos que consideramos que la modificación del presupuesto debería estar incluida, igual que se incluyen las subvenciones que se reciben de lo que el Sr. Mangas suele considerar “administraciones amigas”.

Los firmantes de la reclamación dicen que nadie en este pleno se enteró de cada una de las partidas modificadas. Efectivamente, quizá nuestro grupo o cualquier otro debió haber señalado la postura que explicó meses antes en la comisión, pero también es cierto que la transparencia no se realiza en el propio acto, sino que supone que sea posible acceder a la información. Les pongo un ejemplo muy claro, hoy vamos a discutir y aprobar el otro 99% del Presupuesto y no vamos a indicar aquí cada una de las 400 partidas. La transparencia está en que los ciudadanos puedan consultar ese presupuesto tanto en las oficinas del Ayuntamiento, algo que durante los próximos 15 días es precepto legal, sino también por las vías telemáticas, algo que podrán hacer en su integridad en la web de IU, aunque nos gustaría que también en la del Ayto.

En todo caso, lo que está en el centro de la discusión y la nuclea no es si el acuerdo está publicado o no, sino su propia naturaleza. Pero iría un poco más allá, lo que se pone sobre la mesa es el debate social que existe sobre si los políticos debemos o no debemos cobrar.

Un debate alimentado en ocasiones por decisiones como la de la Secretaria General del PP en lo que ya se conoce como la Doctrina Cospedal. Nosotros, que formamos parte de una fuerza política que tiene en su pasado la lucha por los derechos sociales, políticos y sindicales de este país, tenemos hoy que defender la política frente a discursos de la antipolítica. Antipolítica que se manifiesta de forma militante cuando viene de los que no creen en la democracia o que se manifiesta por la propia inercia del tiempo confuso en que vivimos, arrastrando a otros que, con buenas o malas intenciones, terminan jugando con fuego o proponiendo juegos cuyo desenlace puede ser peligroso.

No vamos a argumentar que estos dos concejales donan el 100% de sus retribuciones a Izquierda Unida. Tampoco vamos a poner sobre la mesa que nuestra fuerza política tiene establecido por estatutos la limitación de mandatos o la limitación de los salarios de sus cargos públicos. No, nosotros vamos a ir a la centralidad del debate.

Nosotros creemos que los políticos deben cobrar, y lo defendemos a capa y espada. Fueron muchos años de lucha en este país para que las clases populares pudieran organizarse y participar en las luchas en igualdad de condiciones. Los trabajadores pudieron hacer verdadera lucha obrera a través de las horas sindicales y de las liberaciones completas. La clase trabajadora, a la que nosotros pertenecemos, puede acceder a la política cuando los políticos están retribuidos.

Lo contrario es dejar la política solamente para aquellos que han querido siempre monopolizarla. Para los que hacían política en este país durante el siglo XIX y gran parte del siglo XX: los potentados. De aplicarse la doctrina Cospedal o la doctrina del “que no cobre ninguno”, en este país solamente podrían dedicarse a la política los jubilados (algunos), los funcionarios (algunos) y los aristócratas y potentados, y seguramente no en ese orden. Nos negamos a alimentar ese discurso y reivindicamos lo que fue durante muchos años la seña de identidad del PCE y de Izquierda Unida. Sueldos públicos, sí, pero dignos. Dignos por arriba, para que nadie cobre cifras escandalosas y dignos por abajo, para que si se cumple ese criterio de que cada cual cobre lo mismo que antes de entrar al cargo, nadie que haga servicio público a jornada completa lo haga por un sueldo que consideremos indigno. No sabemos si hay concejales que vienen hoy a mirar, desde luego que ninguno de estos dos concejales vienen aquí a mirar, sino que vienen a realizar debates importantes, nada menos que el Presupuesto Municipal.

Flaco favor haríamos a la democracia aceptando alentar discursos de la antipolítica y de quienes quieren, de forma consciente o inconsciente, llevarnos a esa senda materializada en la doctrina Cospedal. Nosotros ya nos manifestamos públicamente en contra de algunos acuerdos y ya hemos puesto sobre la mesa la necesidad de hacer un debate responsable sobre el régimen de sesiones. Ahora bien, en ocasiones hay propuestas y decisiones que suponen abrir vías de escape y primeros pasos para traer esa doctrina. Nosotros no lo vamos a alimentar. Somos conscientes de que tenemos un gran trabajo de pedagogía por delante, pero es una decisión que nuestra Asamblea Local ha tomado por unanimidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s