Un sindiós con medalla de oro

El Pleno fue un sindiós. Lo dije. Y tras decirlo hubo un cierto revuelo en los escaños del Equipo de Gobierno del PP, no sé si por haber oído otra cosa o precisamente porque eran conscientes de lo que estaba ocurriendo.

Ni cortos ni perezosos, los concejales del Partido Popular consiguieron para Ciudad Rodrigo una medalla de oro. Aunque cuando la competición es a poner los precios más altos para una Escuela Infantil, muchos ciudadanos hubieran preferido no clasificarse para la final de esa competición.

En el fondo el debate que se celebraba en el Ayuntamiento tenía un componente político muy profundo. Se trataba a todas luces de un choque entre varias concepciones completamente opuestas de entender la puesta en funcionamiento de un servicio y, aunque los números en el salón de Plenos dan para pocas sorpresas, la democracia se basa también, quizá principalmente, en que los ciudadanos puedan conocer la postura de cada cual. De ahí la urgencia de que cada vez acuda más gente a esas sesiones. De ahí la necesidad de que la gente escuche los argumentos que damos unos y otros, pues así habrá más posibilidad de evaluar, controlar y valorar a quienes representamos a los ciudadanos.


Argumentos los hubo de todo tipo y condición. Pasando por alto momentos estelares como esa afirmación de que “usted como no tiene hijos no entiende muchas cosas de las Escuelas Infantiles”, lo cierto es que hubo tiempo para hablar de para qué sirve la Educación Infantil, de la diferencia entre lo público y lo privado o sobre si es normal o no que en Ciudad Rodrigo se vaya a pagar más por este servicio que en cualquier capital de provincia de la Comunidad.

Pero hubo un argumento emitido por quien tuvo la voz cantante por parte del equipo de gobierno, la concejala de bienestar social, que debido a que fue pronunciado en el último turno se quedó sin respuesta. Hay veces que determinadas ideas pueden meterse con calzador, pero cuando el debate se alarga la línea argumental suele dejar a todos al descubierto.

A pesar de que en varias ocasiones se me había respondido que esta Escuela Infantil tendría una doble vertiente (educativa y asistencial), cuando nos pusimos a discutir la problemática de las rentas bajas todo se vino al suelo. Nosotros poníamos sobre la mesa una realidad: en la mayor parte de los lugares, quienes tienen una renta muy baja no pagan por el servicio. Frente a esto, en el PP piensan que las personas que apenas tienen ingresos (por ejemplo por estar parados) no necesitan llevar a sus hijos a una Escuela Infantil, puesto que éstas sirven para conciliar la vida laboral y familiar y, quien no trabaja, no tiene nada que conciliar.

Dejando de lado algunos calificativos, lo cierto es que esta idea nos descubre con toda claridad cuál es la idea que en el PP se tiene de la Educación Infantil. Una etapa que no es educativa, sino meramente asistencial. Una etapa que no debe ser para todos, sino para aquellos que puedan pagarla. Unos servicios que han de financiarse con dinero público, pero que han de adjudicarse a empresas privadas.

Desgraciadamente, a través de los medios de comunicación es muy complicado dar cuenta de lo que, repito, decimos unos y otros. De ahí que acudir a los Plenos sea tan importante. O grabarlos. O retransmitirlos. O lo que sea.

Pero igualmente importante es que todos sepan que tienen derecho a presentar alegaciones a muchas decisiones, y estos precios son una de ellas. Y quizá sea hora de que los políticos acompañemos a los ciudadanos en el ejercicio de sus derechos democráticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s