Bienvenidos al gris

Desgraciadamente, ya no produce asombro. Se ha asumido como “lo normal” que este señor al que llaman “alcalde” en Valladolid se saque de la manga reglamentos, ordenanzas y comentarios jocosos que, primero, le hacen aparecer en todos los telediarios (para vergüenza de muchos de sus convecinos) y, segundo, sirven de avanzadilla para abrir debates incómodos por parte de quienes quieren legislar estas materias. Porque León de la Riva no es más que una representación tosca, malhablada y un tanto chulesca de la España más rancia y reaccionaria. Frente a esto, la elegancia, el saber estar y el verbo de un Gallardón de quien siempre sospechamos que era lobo en piel de cordero.

Habíamos visto muchas cosas, y ya nos habían avisado nuestros compañeros pucelanos de que esto llegaría, pero hasta que no se traduce en una publicación en el boletín no se tiene conciencia de la magnitud del asunto. Tratar a las personas, más aún, a esos que Manuel Saravia llama “los últimos ciudadanos”, como si fueran poco más que mobiliario urbano que puedo traer y llevar, es una canallada. Pretender sancionar a quienes no tienen casa, ni dinero, ni prácticamente vida es algo poco propio de un país desde el que suelen salir bastantes consejos en materia de Derechos Humanos.

Retrocedemos en el tiempo y no han hecho falta grandes artificios desde la física. Hace un par de días, Valladolid dio el primer paso para la recuperación de la ley de vagos y maleantes. Por su parte, Gallardón elevó a método parlamentario aquel slogan de Intereconomía “tú lo piensas, nosotros lo decimos”, haciendo partícipe a la derecha más extrema de sus palabras. Primer paso para dar muchos más hacia atrás en materia de derechos de las mujeres. Y entretanto, la Reforma Laboral que sigue pasando trámites en el Congreso.

Pero desgraciadamente, ya no produce asombro. Sólo aumenta el miedo. El miedo a ser despedido, a tener que acudir a una clínica a saber dónde, a no recuperarnos nunca de la tijera… y ahora, el miedo a saber que si no tienes nada, sólo eres un estorbo y, para más escarnio, te van a poner una multa. Bienvenidos al gris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s