De moción a moción, y se debate lo que me interesa

Era tarde ayer para escribir, el Pleno acabó alrededor de las 22:00 y había sido un largo día. Con la noticia que CiudadRodrigoAlDía ha publicado se puede ver un resumen bastante fidedigno de lo ocurrido, otra cuestión aparte son las valoraciones.

La noticia no es tanto el contenido de los acuerdos como que los haya habido. Y la noticia es que por fin hemos conseguido que el Equipo de Gobierno comience a abrir vías para que las mociones de la oposición pasen a los órganos. Pasos se dan, pero hay que continuar en ellos. Ya expliqué alguna vez que durante la presentación de una moción hay dos fases. En la primera, se vota si la moción se somete a discusión y debate. Si esto se acepta, se entra al fondo de la cuestión y los grupos manifiestan su postura al respecto. Así, puede ser que un grupo vote “la urgencia” de algo pero luego no vote a favor, porque primero se vota si se va a discutir y posteriormente se vota el propio contenido.

Quizá porque sería muy escandaloso que el Grupo de IU acumulase con las 3 de ayer un total de 12 mociones sin debatir y el PSOE un número también importante, el PP cambió de estrategia. Además de presentar una moción conjunta que IU retiró en el último pleno, se  aprobó la urgencia de otras 3 que fueron sometidas a debate y votación. No así de una buena cantidad de ellas que fueron retiradas a comisión o directamente vetadas (Reforma Laboral).

Digo que es un inicio, pero ni mucho menos suficiente. Porque hay algunos detalles especialmente relevantes. La estrategia del PP consistió en “recomendar” que pasaran a comisión todas aquellas con las que no estaba de acuerdo (avisando así de que se vetaría la discusión) y permitir discutir aquellas que estaba dispuesto a votar. De esta manera, el PP utiliza su posición mayoritaria para no pillarse los dedos y jamás votar en contra de nada.

Frente a esto, a nosotros nos gustaría que la situación se normalizase y que los ciudadanos pudieran percibir en el Pleno el voto de los diferentes grupos, a favor o en contra, en los temas que se vayan proponiendo. Esto es lo que ocurre en el resto de Ayuntamientos, y podemos poner algunos ejemplos.

En el Ayuntamiento de Salamanca cualquier moción presentada 72 horas antes del Pleno pasa innegociablemente al orden del día. En Béjar suele votarse la urgencia de los temas que lo son y es muy extraño que un asunto no pase ese trámite, salvo cuando es obvio que no hay justificación de urgencia. En Santa Marta de Tormes es la Junta de Portavoces la que decide, sin necesidad de mayoría, cuándo pasa o no una moción al orden del día.

A nuestro parecer esa es la vía. Bien está que ayer se hayan incluido algunas mociones pero la situación no ha cambiado esencialmente, porque no está en la agenda negociar cuáles serán las posibilidades de la oposición para llevar al Pleno cuestiones incómodas para el Equipo de Gobierno sin que nos las veten. Lo que no tiene mucho encaje democrático es que el Pleno parezca el parchís: de moción a moción y se debate lo que me interesa.

Julio Anguita, que como todo el mundo sabe fue alcalde, no daba crédito cuando le comenté la situación, pues consideraba inconcebible que algo así pudiera pasar en un  Ayuntamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s