8 ideas sobre Valencia

  1. De acuerdo, el monopolio de la violencia ha de tenerlo el Estado, siempre y cuando se ejerza de forma responsable, con mesura y únicamente, cómo y cuando es imprescindible. Son esos límites los que sostienen nuestro equilibrio social y democrático.
  2. Ya se ha denunciado más veces: los susodichos iban sin la identificación reglamentaria. Que uno salga a dar porrazos sin tener la chapita con el número en cuestión puede ser un olvido o, en el peor de los casos, un incumplimiento singular de las órdenes. Cuando lo extraño es que haya agentes identificados es que las órdenes son precisamente ésas.
  3. No es baladí, armamos y adiestramos a esas personas con uniforme para que nos protejan (o eso se suele decir), pero se les exigen garantías y responsabilidad. Sin identificación, no hay responsabilidad posible. Sin identificación, la tónica es el abuso. No es aceptable, en democracia y en un Estado de Derecho, que haya altos mandos policiales y/o políticos que permitan, por acción u omisión, que esta gente salga armada y adiestrada pero bajo la sombra del anonimato.
  4. Sorprende que no haya ninguna dimisión tras hechos tan duros.
  5. Tampoco es la primera vez. Recordemos los campus de Barcelona, los inicios del 15-M o, sin ir más lejos, el Canbanyal.
  6. Democracia no es un término fijo, con límites y fronteras que puedan señalarse con facilidad, sino más bien un continuum, un espectro con una amplia calidad cromática. Acciones como las de estos días en Valencia hacen que nuestra democracia siga vagando hacia el gris.
  7. Se equivocan quienes pretenden asimilar a los jóvenes manifestantes valencianos con violentos y provocadores. Es la estrategia de siempre, la de llamar borrokos a los sindicatos o de calificar de incendiarios a quienes estábamos en el 15-M. Quienes la usan deben recordar que mediante sus portadas y las hostias de los agentes únicamente generan más simpatías hacia estos chavales que, entre otras cosas, pedían poder ir a clase sin tener que llevar una manta para calentarse.
  8. Prueba de ello es que las manifestaciones cada vez cuentan con más y más gente. Lo que empezó siendo una pequeña protesta en un instituto va camino de convertirse en algo muy similar al 15-M, pero con toda una comunidad unida. Alumnos, padres, profesores… y una ciudadanía que observa con perplejidad todo lo que está ocurriendo.
Anuncios

2 comentarios en “8 ideas sobre Valencia

  1. Permítame una aclaración, sr. Domingo: La palabra no es “borroko”, sino “borroka”, que significa luchador en euskara y es la que se utilizaba para designar a los componentes de la izquierda abertzale (y de la que se sentían muy orgullosos, por cierto dado que, como puede ver, no es nada despectiva. Al contrario).

    En cuanto al texto, creo que da un análisis muy bueno de la realidad, al contrario de los medios de comunicación que se dedican a demonizar tanto las protestas de Valencia como las de Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s