Ordenar y gobernar (el territorio)

De nuevo os dejo la colaboración quincenal que hago con Diario de Salamanca, esta vez con contenido regional.

Este fin de semana han tenido lugar, además de ese Congreso en el que la renovación suena a cuarto de siglo en ejercicio, dos foros paralelos para tratar una misma cuestión. Dos mesas para hablar y discutir sobre ese documento de la Junta de Castilla y León a través de la que se pretende abordar una nueva ordenación territorial.

En un centro cívico de Valladolid nos juntábamos cargos públicos y políticos de Izquierda Unida así como invitados de sindicatos de clase y agrícolas para enfocar la propuesta. Por otro lado, casi de forma simultánea, Monleras se convertía también en mesa de debate para analizar la misma cuestión. No conozco aún los detalles de las conclusiones sacadas por el segundo grupo, aunque por lo que mi querido Emiliano Tapia ha escrito en los últimos días puedo hacerme una ligera idea de por dónde iban los tiros.

Para quien no conozca la cuestión, habrá que exponer que la situación administrativa y territorial de Castilla y León es profundamente calamitosa. No es nuevo que la despoblación está polarizando nuestra comunidad en términos demográficos a pasos agigantados. A las evidentes diferencias de renta y patrimonio, hemos de sumar una distribución que concentra a gran parte del paisanaje en las capitales provinciales y sus áreas metropolitanas, mientras que innumerables pueblos van quedando cada vez más vacíos, a la espera de una puntilla final. Y digo bien, innumerables pueblos, porque estas 9 provincias no sólo son uno de los territorios más extensos de la UE sino que además mantiene en su seno nada menos que 2.248 municipios, siendo con creces el que más tiene de toda España, y seguramente de parte de esa Europa en la que tanto nos miramos. Solamente Salamanca, y que sirva como ejemplo, tiene 362 municipios (Sevilla, con más extensión y seis veces más población, tiene 104).  Municipios en su mayor parte tan pequeños (el 65% con menos de 100 habitantes y casi el 90% con menos de 500) que dificultan la posibilidad de prestar muchos de los servicios que se les supone, si no fuera por la tela de araña que suponen las 219 mancomunidades existentes.

Frente a esta situación, ni nueva ni sorpresiva (llevamos lidiando con ella largas décadas), la Junta nos aparece con una propuesta que se sitúa entre las buenas palabras y lo rocambolesco. No parece que se trate de una apuesta decidida, a la vista de procesos anteriores y de la cantidad de “medias tintas” que hacen complicado hablar de un verdadero impulso político. Pero a la vez es un planteamiento ciertamente complejo, que pretende imponer una serie de Distritos de Interés, que a su vez se dividan en urbanos y rurales y que, por otra parte, tengan en cuenta unas Áreas Funcionales, que podrán ser de carácter estable o estratégico. A fin de cuentas, llamémosle como le queramos llamar, se trata de enfocar, eso sí, de forma voluntaria, la necesaria fusión de Ayuntamientos y la generación de entidades intermedias algo difuminadas y que poco dicen.

En este largo debate, habrá quienes como aquellos que discutieron en Monleras, hablarán de la necesidad de mantener la identidad de las poblaciones u otros que argumentarán desde las altas instancias de la Junta, que la Diputación es algo intocable. Ni tanto ni tan calvo, desde nuestra perspectiva llevamos décadas hablando de comarcalizar servicios. Y lo digo bien, de comarcalizar “servicios”, de comarcalizar “algo”. Es imposible hablar en abstracto, sin señalar qué elementos de “las políticas” requieren una revisión competencial.

Es ahí cuando hablamos de superar la Diputación, ampliar la descentralización y reconducir la situación hacia una estructura intermedia, con gran carácter democrático (a ser posible por elección directa), con vinculación histórica y cultural y con racionalidad geográfica y política que de salida a la complicada realidad que se vive en estos momentos. No se trata de perder identidades sino de impedir que nos venga dado por la vía de los hechos.

“Algo hay que hacer” decía Antonio Herreros al inicio de la jornada, para continuar diciendo que el ejercicio del Gobierno era la anticipación de las soluciones y la toma de decisiones. No gobernar, haciéndolo de forma consensuada pero con intensidad política, sería caer en el inmenso error de dejar a Castilla y León en un atascamiento eterno.

Por ello, para evitar que sea Darwin el que organice el territorio y no nosotros, hay que tomar decisiones políticas, que tengan vinculación con esa “carta de servicios” que es a fin de cuentas la que garantizará la igualdad de los ciudadanos del medio rural y urbano y que resuelva, o al menos ayude a paliar, el desaguisado administrativo con el que nos encontramos desde hace más de 20 años.

Un comentario en “Ordenar y gobernar (el territorio)

  1. En primer lugar, darle las gracias por estar ahí cuando se le necesita. Creo que, además de buen político, es usted buena persona.

    En segundo lugar, quiero realizar una propuesta a su planteamiento. En Álava, existe algo llamado cuadrillas. Antes servían como una especie de término medio entre ayto. y diputación. Yo, hablando de Salamanca (que es lo que conozco), suprimiría los aytos. en favor de las mancomunidades (Peñaranda, Ciudad Rodrigo, Béjar, Vitigudino y Salamanca) sólo que, en esta última, crearía una nueva en Alba de Tormes, a fin de mantener el ayto. de Salamanca (que tiene más de 150000 hab. y, en mi opinión, debe tener ayto. propio. El resto de ayuntamientos, los suprimiría. Sólo con ese cambio, los gastos en gestión se recortarían muchísimo. Se pasarían de nosucueantos aytos. y alcaldes a, tan sólo, seis.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s