Un café con Julio Anguita

¿Quién te puede dar mejores consejos para una labor municipal que el que ha sido uno de los alcaldes mejor valorados? Ayer, Julio me llamó para que, esta tarde, tomásemos un café juntos en la maravillosa Plaza Mayor de Ciudad Rodrigo. Cada vez que nos sentamos en una mesa, dejando pasar el tiempo como si no existiese, acabo recibiendo toda una clase de lo que de verdad es la Política.

Porque conversar con Julio Anguita es hacerlo con alguien que encarna los valores que han de guiar la acción de nuestra formación. La ejemplaridad, al actuar conforme a lo que uno pregona. La honradez, al no permitir corrupciones de ningún tipo. La firmeza, al defender las propias convicciones. El valor democrático, asumiendo que las decisiones han de tomarse (en la organización y en las instituciones) dentro de los órganos y no en despachos personales a puerta cerrada. Y, cómo no, la austeridad.

Hemos charlado de muchas cosas, algo común cuando se juntan personas que pertenecen a Izquierda Unida. Hay que hablar de Extremadura (mi postura en este sentido la escribiré uno de estos días), de la situación general de la izquierda, de los procesos electorales, de Córdoba, del espectro sociológico de nuestros votantes, de las listas electorales… pero principalmente hemos hablado de lo que es la Política en un municipio. De cómo cuando uno deja de lado sus propias convicciones acaba perdiendo apoyos. De que la Política no se basa en prometer todo a todo el mundo, sino de tener prioridades. Julio me ha reafirmado en mi idea de que, cuando uno se reúne con colectivos o asociaciones no puede ir con la idea de decirle “sí”, sino “esto es lo que pienso”.

En Ciudad Rodrigo hemos vuelto a tener representación municipal tras muchos, demasiados, años sin pisar las instituciones. Ahora nos toca la tarea más dura, la de no defraudar. Y creo que no defraudaremos si seguimos el ejemplo de Julio. No me refiero al ejemplo en las decisiones concretas, no me refiero a cuestiones de programa (que también), sino a la actitud.

Si queremos seguir creciendo y ampliando la confianza que los ciudadanos han depositado en nosotros, debemos mostrar que, ante todo, somos coherentes con lo que decimos y mantenemos nuestras convicciones. Que no hacemos Política como otros hacen marketing. Que no vendemos nada, sino que explicamos propuestas y posiciones políticas. Que hablamos con todo el mundo, pero no contentamos por contentar. Pero también debemos luchar por lanzar nuestro mensaje, poner en marcha herramientas para que esa “mayoría silenciosa que está destruyendo el mundo” se dé cuenta de la situación en la que vivimos.

¿Qué he aprendido hoy y por qué me ha parecido importante escribirlo? Que, compañeros, amigos, no debemos nunca perder el norte. Porque los ciudadanos esperan eso precisamente de nosotros.

*La foto tiene dos años y es de la primera conferencia que Julio dio en Ciudad Rodrigo sobre la Tercera República

4 comentarios en “Un café con Julio Anguita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s