Día Mundial del Teatro

Me he despertado con ganas de Teatro, con mayúsculas. Con ganas de pasar una mañana estupenda con amigos y conocidos, algunas personas a las que siempre veo los 27 de Marzo de cada año, celebrando el día mundial del Teatro.

Pero esta vez un cúmulo de circunstancias atenuantes han hecho que fuera ya tarde cuando llegara al Teatro y, como odio que la gente entre cuando la función ha comenzado, he decidido darme la vuelta, lamentarme y volver a mi casa.

De camino me encontré con mis compañeros de IU Ciudad Rodrigo que habían quedado para repartir unos 5.000 dípticos y me uní a la aventura, con la satisfacción de estar llevando nuestro mensaje a toda la ciudad pero con la pena de no haber visto a esas otras personas con las que tantos momentos emotivos he vivido.

Pero como en el Teatro, en la vida también hay magia y alegría, y los finales suelen contener cierta dosis de sorpresa. Al llegar al restaurante de Domingo, veo como van bajando todos de sus respectivos coches mientras me preguntan ¿cómo no has venido esta mañana? Al final, he podido pasar dos buenos ratos. El primero, con mis compañeros y compañeras, paseando las calles de mi ciudad. El segundo, con mis amigos a los que veo de mes en mes, pero con quienes celebro cada año de forma inexcusable el Día Mundial del Teatro.

* La foto es del Teatro “León Felipe” de Sequeros.

 

Anuncios

2 comentarios en “Día Mundial del Teatro

  1. A pesar de no poder decir que soy amigo tuyo, dado que no nos conocemos más que informáticamente, me voy a tomar la licencia y el atrevimiento (perdona si te parece demasiado descarado) de darte un consejo: No dejes tus aficiones.

    Cierto es que hay circunstancias atenuantes que, en la vida, hacen que se limite nuestra presencia en nuestras aficiones, pero es bueno mantenerlas. Son nuestra vía de escape ante la monotonía. Es lo que hacemos sin recibir dinero ni nada a cambio. Lo hacemos porque queremos. Y son muy importantes.

    En mi opinión, es mejor llegar a la función, a pesar de que ésta haya comenzado, que no llegar porque, por lo menos, tienes la oportunidad de compartir unos minutos.

    La política y el trabajo están muy bien pero, el teatro, te da la oportunidad de encontrate contigo mismo. De tener tu momento (como dice Vodafone).

    Reitero mis disculpas si el atrevimiento a sido excesivo y me he tomado demasiadas confianzas.

    Un saludo.

  2. Hola Txema.

    No llegaba tarde por trabajo, sino por torpeza.

    Cuando trabajo en teatros, me toca muchas veces explicarle a la gente que una vez comenzada la función no se debe entrar, porque molestas al público pero principalmente, porque es muy molesto para los artistas. Si estoy permanentemente diciéndolo, lo mínimo es ser coherente.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s