El Repaso: Dimitir o no dimitir, esa es la cuestión.

La noticia golpea el mediterráneo y los fantasmas de la deuda vuelven a asustar en los informativos y teletipos. Los líderes europeos deben estar asustados, los españoles directamente perplejos.

Para quienes viven en otros países la noticia europea del día es que Portugal es una bomba de relojería. Cuando menos nos lo esperemos llegarán los tramposos mercados y hundirán su economía, imponiendo esas medidas que ayer el Parlamento, máximo órgano político, se negó a aceptar. Una vez más quedará en entredicho el sistema democrático que no viene acompañado de la democracia económica, donde lo que se niega en las instituciones legítimas viene impuesto so amenaza de traer la bancarrota.

En Europa esa será la noticia, en España seguimos sorprendidos con la posibilidad de que un primer ministro pueda dimitir. Ya oíamos campanas cuando en Alemania el máximo responsable de defensa dijo que se iba tras descubrirse que había plagiado una tesis doctoral y casi inadvertida, por evidente, ha pasado la dimisión de la responsable de exteriores francesa por estar de vacaciones en Túnez mientras la gente se manifestaba en la calle.

Digo que en España estamos un poco perplejos, porque aquí la palabra dimitir parece haber desaparecido del diccionario. La última vez fue Bermejo, Ministro de Justicia, quizá por evitar males mayores ante la tormenta que se estaba levantando. Fuera de eso, tenemos gente que dice se “amiguito del alma” de los mayores chorizos del país y que, por “molt honorable” y pasar a los libros de historia, ni dimite ni se espera que dé marcha atrás a ninguna de sus estrambóticas declaraciones. Llegamos al extremo de que este país permite que un Consejero de Transportes no sepa de la existencia de un bono, riendo a carcajadas en una institución pública para después reconocer que ha sido el mayor error de su vida pero que de irse nada, que con la cabeza muy alta.

Pero no hace falta irse tan lejos. Por estos lares disponemos de ejemplos dignos de mencionar, que demuestran como el castellano es recio y apegado, apegado al puesto como a la tierra, y que no falte.

Un Consejero de Justicia e Interior que se pasea por la provincia haciendo campaña, precampaña y postcampaña, y ya no sabemos siquiera si dedica algún minuto del día al puesto por el que cobra los setenta mil euros anuales pagados con el dinero de todos.

O la maravilla de ver como de un juzgado sale un documento diciendo que en el caso de las casas ilegales de Ciudad Rodrigo delito penal no hay, pero inacción política sí. Consecuencias penales no habrá, pero políticas tampoco porque nadie ha dicho “esta boca es mía” o “me voy a mi casa que ya es hora”. En absoluto.

La ley del no dimitir. A pesar de todo, la dimisión es un acto de ética política. Uno puede dimitir por muchos motivos pero en el fondo siempre queda la misma idea, la de que cuando uno ocupa un puesto en política debe tener claro que no todo vale y que si se mete la pata hasta el fondo o te pillan con las manos en la masa, lo mejor es pasar página. Porque aquí se viene de forma temporal ¿o tampoco hemos aprendido eso?

Sección “El Repaso” en ONDA CERO Ciudad Rodrigo el 24 de Marzo de 2011.

6 comentarios en “El Repaso: Dimitir o no dimitir, esa es la cuestión.

  1. La dimisión de Sócrates llega en un mal momento para Portugal, pero era absolutamente necessária, el Partido Socialista no tenía posibilidades de gobierno al estar en minoría y no poder gobernar como quería.

    Es un caso muy raro, la verdad, no recuerdo la última dimisión política a ese nivel, pero un caso del que otros políticos pueden aprender.

    Tomar responsabilidad por los errores que uno comete y devolver la palabra al pueblo es muchas veces lo que más se necesita.

    En este caso, creo que puede incluso beneficiar al PM de Portugal, puesto que seguramente su partido (con el cual se va a volver a presentar a las elecciones anticipadas) se verá reforzado.

    1. Era necesaria en tanto que pretendía imponer un programa de ajuste absolutamente leonino, que no puede votar nadie decente.

      No obstante, me preocupa que no existan “comentaristas” que caigan en la idea de que no se puede plantear como absolutamente necesario desde la Comisión Europea algo que el Parlamento portugués ha negado. Es saltarse a la torera todos y cada uno de los principios democráticos

  2. Y, encima, además de no dimitir, muchos chorizos y amigos de chorizos (que lo mismo me da) se presentan a la reelección. Y ganarán, que es lo más jodido.

      1. Ojalá tengas razón pero, a gentuza como Camps, Fabra, etc. les van a seguir votando.

        Pero, repito, ojalá me equivoque.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s