Hasta pronto, maestro del periodismo

“Pedirle a un maestro que se abstenga de opinar en cuestiones controvertidas es

pedirle que sea un idiota y que anule la mitad de su personalidad”

(Bertrand Russell)

No puedo creérmelo del todo. Todavía recuerdo con claridad la primera vez que ví a Gabilondo presentar un telediario, en Cuatro. Quien prácticamente ha vivido entre micros y se ha dirigido diariamente a miles de personas a través de la radio, ese medio que emociona como ninguno, se encontraba en el interior de ese rectángulo dando cuenta de los sucesos que iban aconteciendo en un mundo que continuaba con su senda convulsa.

Al poco de comenzar esa emisión recuerdo perfectamente haber tenido varias discusiones con personas cercanas sobre si era o no oportuno que un periodista diese su opinión de una manera tan clara al inicio del informativo. A mí la pregunta incluso me ofendía, y me sigue ofendiendo. Hay quien dice que el periodista ha de dar la noticia “tal y como es”, ser objetivo, no opinar, no pensar, no sentir… como si el mundo no fuera con él, como si viviese en otro distinto. Quizá sea porque me lo tome como algo personal. No sé si de mis estudios de Magisterio habré aprendido mucho, pero algo me ha quedado claro. Un educador lo es por su compromiso. Si uno se introduce en esta profesión sin pensar en cambiar el mundo, o en hacer de él un lugar más habitable se ha equivocado por completo.

Desde mi humilde postura, un periodista y un maestro se asemejan mucho como profesionales. Han de saber seleccionar bien sus mensajes, pues lo que hagan y digan tendrá repercusión. No sé si hay una ejemplaridad en la forma de actuar, pero si sé que hay cosas que no se deben hacer. No se debe estar al margen, pero tampoco ser un fanático; no se debe adoctrinar, pero tampoco olvidar los principios fundamentales de una sociedad tolerante y democrática. Porque lo que uno haga y diga tendrá repercusión.

Y uno puede estar o no de acuerdo con las opiniones particulares de Iñaki Gabilondo, pero no por ello vamos a dejar de valorar que, sin ningún tipo de dudas, es un profesional que ha sabido hacer del periodismo una profesión digna. Puedo asumir que está en un entorno ideológico determinado, con la influencia que esa enorme empresa supone y todo lo que se quiera. Pero no es menos cierto que en sus entrevistas se podía sentir la calidad y la claridad de quien quiere sacar a relucir la verdad, de quien hace las preguntas que considera importantes y de quien ve el mundo desde su ideología, pero críticamente.

Su programa ha sido uno de los pocos que ha sabido exponer los grandes temas de nuestro tiempo: la pérdida del poder democrático frente al económico; el horror de articular discursos políticos xenófobos sin importar nada más que los votos; el fanatismo de quienes no ven más allá de los macrodatos económicos sin importar el daño al planeta o a la propia especie humana… y podría seguir.

Sé que CNN+ era mucha más gente y que en el programa que él dirigía trabajaban muchas personas pero creo que su figura representa claramente lo que hoy se está perdiendo. Porque en los tiempos que corren, que exista un medio capaz un poco de templanza es un valor. Pues el fanatismo “informativo” al que estamos abocados no va a traer nada bueno: ni un mundo mejor, ni más pensamiento crítico, ni más esperanza. Todo lo contrario.

Hoy en día hacen falta educadores que sean capaces de despertar la curiosidad por saber lo que realmente está pasando, pero también periodistas que ofrezcan serenidad y un poco de cordura frente a la cantidad de maníacos que hay en la televisión. La única potable de las cadenas de televisión ha caído. El abismo está cada vez más cerca.

3 comentarios en “Hasta pronto, maestro del periodismo

  1. ¡Otro post alabando a los siervos de PRISA!

    Eran los que le han pagado en sus últimos años de profesión (muchos años y mucho dinero) y a ellos servía, y bien que le pagaban por decir cosas como éstas:

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=68855

    Aunque para gustos los colores. Para ti es la única cadena potable de televisión y a mí me produce náuseas la televisión sin más, no es cuestión de cadenas, es cuestión de que es tele.

  2. Pingback: Bitacoras.com
  3. A mí, que a alguien de IU le guste el periodismo de Gabilondo, me parece tan curioso como ver a Belén Esteban en una biblioteca.

    Este señor, es uno de los que decía que no había crisis cuando todo el mundo lo afirmaba (como se apellida “andamos bien”, se aplicará el cuento durante toda su vida, pase lo que pase), además, siempre daba las noticias “mojadas” en la ideología del Psoe.

    Cierto es que, por el echo de ser personas, la objetividad es imposible. Pero, de ahí, a manipular la información para favorecer su forma de pensar, va un trecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s