Lo que pasa en…

Evento consuetudinario que acontece en lo cultural: una experiencia sin igual. Un seminario de investigación sobre nuevas tecnologías y artes escénicas que se convierte en una vivencia humana de primer nivel. En una diminuta capilla del Palacio de los Águila se juntan un pequeño grupo de personas rodeadas de cables, aparatos y ordenadores para destripar Hamlet, la gran historia de mil maneras contada.  Y de un proceso de aprendizaje concentrado en apenas tres días surge un Hamlet deconstruido en servicio express.

Quince minutos para intentar contar con objetos, sonidos, videos y fotografías los lazos que se han creado.  Pues es en estos momentos de tensión, emoción, stress y creatividad cuando de verdad se conoce a las personas. Más que una obra de teatro contemporáneo, que también, una escena de relación humana y de apertura mental. Experimento mostrado a una decena de amigos y familiares, sin más pretensión que la de abrir puertas. Y quien quiera cruzarlas que lo haga. Y si no, que las transforme, tal y cómo Félix y Marta han hecho con nosotros.

Evento consuetudinario que acontece en lo social: el movimiento asociativo está de aniversario. Asociaciones, motores sociales por antonomasia y más que necesarios para el nuevo futuro a construir. Vecinos en lucha, con la brújula perfectamente calibrada e ilusión como combustible. Caminos andados pero veredas por descubrir, siempre con el fiel objetivo de construir barrios y ciudades más humanas.

Del escaso movimiento asociativo del que disponemos, el vecinal se ha mostrado como uno de los más capaces de estar ahí cuando más se les ha necesitado. Nuestra ciudad no sería la misma sin ellos, qué duda cabe. Pero no toca dormirse en los laureles ni cegarse por las glorias pasadas. Ahora hay que seguir construyendo un futuro y todos debemos buscar un lugar común donde converger para edificar esa otra ciudad posible, más amable, más humana.

Evento consuetudinario que acontece en lo educativo: más de cincuenta personas de todo tipo y condición firman un manifiesto en defensa de la educación infantil pública. Gentes de Ciudad Rodrigo que aquí viven o que ya marcharon se juntan entorno a un documento cuya pretensión es la de mostrar otra forma de hacer las cosas.

Maestros, profesores y catedráticos; pero también estudiantes, escritores, economistas, técnicos o médicos. Ciudadanos todos preocupados por el devenir de los servicios públicos y de su constante privatización tal y como parece que va a ocurrir con la nueva escuela de educación infantil. Hombres y mujeres que ponen su granito de arena mostrando su sana rebeldía contra las decisiones injustas y contraproducentes. La educación pública, vapuleada como nunca antes se había visto, es una conquista que no podemos dejar desquebrajar.

Evento consuetudinario que acontece en lo político: hay quien se empeña en hacer promesas que después no cumple. No contento con la mala memoria a la hora de justificar al fisco los pisitos, dice que está todo claro para quien quiera pedir cuentas. Pero, una vez pedidas, la callada por respuesta. Mientras tanto, el resto pedimos algo tan simple como pura transparencia, que no parece demasiado.

Evento consuetudinario que acontece en la igualdad: se acabaron los días en los que “los machitos” podían presumir en las barras de los bares de la cantidad de golpes que le habían propinado a sus parejas. Afortunadamente, hoy hay un clamor popular contra la violencia machista. Aún con eso, falta dar algunos pasos, como que seamos los hombres los que estemos también encabezando esta lucha. Estar contra la violencia no es una cuestión de mujeres, sino de toda la sociedad. Ayer no pude estar en Ciudad Rodrigo sacando tarjeta roja porque me encontraba en una tertulia en Salamanca. La saqué en mi blog. Esperemos que pronto no tengamos que sacarlas más.

En Juan de Mairena, Machado pone en escena a un apócrifo profesor mandando a un alumno a la pizarra para poner “en lenguaje poético” la siguiente frase: “los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa”. Ni corto ni perezoso, tras pensar un poco, el tal Pérez escribe: “lo que pasa en la calle”. Hay algo que se está moviendo en Ciudad Rodrigo, cosas que pasan en las calles, pero también en las cabezas. No hace falta ser Galileo para darse cuenta. Pues sin abjurar de nada, cualquiera se dará cuenta de que “E pur si muove” (y, sin embargo, se mueve)…

Publicado el 26 de Noviembre de 2010 en “La Voz de Miróbriga”.

 

Un comentario en “Lo que pasa en…

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s