El Repaso: Carmen Lomana y lo importante

He estado tentadisimo de soltar unas cuantas afrentas sobre ese esperpento que ayer fue recibido en nuestra ciudad con un séquito de personajes figurines. Podría parecernos poco menos que un disparate y resultaría gracioso si detrás de esa banalidad no hubiese una realidad bastante cruda. Pasaríamos por alto el hecho de que sea Carmen Lomana, máximo exponente del mal gusto, la que tenga que hacer actos benéficos de nada, como si estuviera legitimada o incluso tuviera más interés que el de hacerse una foto y malsonreir a las cámaras que la persiguen. Incluso no haría falta detenerse en el detalle de si un rally con Land Rover es una forma acertada de recoger dinero para una causa ecologista, sinceramente, bastante discutible todo.

Lo que más me cabrea, y lo digo en serio, es que, además, le riamos la gracia. Bajo mi humilde punto de vista, una señora que tiene en su haber declaraciones como que quienes lo pasan mal en la crisis son sus amigos ricos porque, ojo al dato, “los pobres ya están acostumbrados”, no debería recibir ni un solo aplauso, ni una sola mirada, ni el más mínimo interés. ¿Es que no nos hartamos de que se rían en nuestra cara? ¿Es que nadie se da cuenta de que es una indecencia que esta señora, por llamarla algo, se presente como adalid de ninguna causa? Sinceramente, lo veo todo bastante difuso. Y, de verdad, no salgo de mi asombro desde que un periodista olvidado me dijo que ésta, la nietísima y todo ese séquito habían aterrizado en estas tierras con semejante barbaridad de acto.

Pero no quería hablar yo de cosas superficiales, sino de algo más importante. Porque a pesar de que le hagamos corrillos y saquemos alfombras a tan obsceno personaje, la realidad sigue ahí… aunque no queramos mirarla de frente.

España es sin duda un país de contrastes y los comportamientos colectivos son tan inexplicables que incluso habrá quien piense, visto desde fuera, que son producto del azar y no del raciocinio. Como dice Gorka Esparza esta semana en su blog, es alucinante ver como hay gente que acude a trabajar como si le fueran a dar el premio al empleado del mes el mismo día que hay convocada una huelga general y a la vez pide a los sindicatos que comiencen a movilizarse “a la francesa o a la griega”. Semejante incoherencia (y no crean que se escucha poco) es muestra de que apenas hemos reflexionado sobre la situación actual. Y es verdad, porque por desgracia, al final volvemos a hablar de lo mismo, de lo que no hablamos.

Cuando se convocó la huelga general en España los debates estuvieron centrados en el estado de los sindicatos: en si había más o menos liberados, en si habían actuado bien o mal y poco nos faltó en discutir si la chaqueta era de lana o lino. Al final, de lo que era importante, las razones o no para hacer una huelga, de eso no se habló. Y ahora ocurrirá lo mismo. Después de que ayer las dos centrales sindicales mayoritarias convocaran paros y manifestaciones, mucho me temo que no se hablará del sistema de pensiones, o de la reforma laboral. Mucho me temo que no se hablará de si esas reformas que se plantean son necesarias o no, y de si hay alternativas Que las hay, todo sea dicho.

Espero que el debate durante las próximas semanas sea sobre esas cuestiones, las que verdaderamente importan, y que nos haga reflexionar sobre el valor de la democracia y sobre si existe o no una mayoría social que apoye esas políticas de derechas que el gobierno pretende vestir de seda con caras que recuerdan a cierta izquierda. Pero aunque la mona se vista de seda…

Lo dicho, estamos en un momento especialmente delicado. Porque mientras se atenta contra nuestros derechos y, en ocasiones, contra la base misma de la democracia, Carmen Lomana sigue siendo el objeto de deseo. Y así nos va…

Hasta aquí el repaso de esta semana. No he podido contenerme

 

7 comentarios en “El Repaso: Carmen Lomana y lo importante

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. No encuentro ninguna incoherencia en lo que dicen esos currelas que nombras. Es más, lo comparto.

    Los sindicatos UGT y CCOO vieron cómo iba aumentando el desempleo y, mucha gente, les pedimos que salieran a la calle de una puta vez y movieran el culo. En vez de eso, estuvieron viendo como iba aumentando el número de desempleados y SOLO cuando el gobierno a dado la puntilla a los currelas con el decretazo, han tenido huevos para hacer algo. Y esta opinión es compartida por muchos que somos de izquierdas, que nos importa nuestro futuro y que no nos hace ni puta gracia que nos despidan por cuatro duros y cuando al empresario le sale de los cojones.

    Lo que no se nos puede pedir a los trabajadores es que se nos pida ir a una huelga cuando y como ellos quieren, mientras no han hecho NADA en dos años.

    Ir a una huelga supone, aparte de la consecuente pérdida de sueldo,que tienes que estar convencido de ello. Que crees en lo que estás revindicando. Y, si la mayoría de la gente a perdido la fe en los sindicatos, no es porque los currelas seamos insolidarios y malos, sino porque lo han hecho tarde y mal.

    Y AHORA, por supuesto, los trabajadores tenemos derecho a decirles a los sindicatos que, para la próxima, no esperen tanto y muevan el culo mucho antes. Y que no tengan tanta condescendencia con el Psoe que, si hubiera sido otro partido, antes habrían hecho las cosas (o igual no y se habrían seguido tocando los cojones).

    Que no se debería hablar tanto de los liberales sindicales y sí de otros temas, lo comparto. No estoy deacuerdo con la demonización que se ha hecho de ellos. Pero ojo, que no son intocables, ni mucho menos, y también meten la pata hasta el fondo. Y, en este caso, lo han hecho.

    Así que, Gorka y tú podeís libremente cabrearos con quien os de la gana (por supuesto), pero, después de la mala hostia, igual comprendeís que las críticas vertidas a los sindicatos no son tan injustas y que, muchos trabajadores nos hemos sentido desamparados mientras muchos amigos, familiares, etc. se iban a la puta calle.

    Yo tampoco he podido contenerme.

  3. Pues lo siento amigo Txema, porque me sigue pareciendo incoherente. ¿Tienen que hacer la huelga o no tienen que hacerla?

    ¿que los sindicatos no son intocables? claro! ¿Pero es que acaso alguien dice eso. Yo soy el primero que les critica, pero mucho cuidado con hacerle el discurso a la derecha…

    Un saludo

  4. Sí tienen que hacerla, pero debería haber sido mucho antes. ¿Cuánto llevamos con 4.000.000 de parados? ¿No es este echo suficiente como para montar una huelga?¿qué intereses ha habido para que no se haga antes?

    Me parece demagógico que, por criticar a los sindicatos, se crea que se le hace el juego a la derecha. También se les puede criticar desde la izquierda si se opina que se lo merecen.

    A mí no me parece para nada incoherente pensar que, durante bastantes meses en los que se veía que la estabilidad económica de muchas familias se iba a tomar por culo, muchos veíamos que los sindicatos miraban y analizaban, pero que no había una propuesta firme de plantarse frente al gobierno, hasta bastante después.

  5. Después de estar dándole alguna que otra vuelta al tema esta tarde, voy a decir algo más. Como tú bien sabes, Domingo, Gaspar Llamazares, estuvo diciendo a diestro y siniestro, bastante antes que los sindicatos, que la situación económica era mala, que había mucha gente sin trabajo, etc. Él fue de los primeros que dio un paso al frente y dijo algo en favor de los currelas.

    Ese señor sí me parece un ejemplo de cuándo hay que hacer las cosas. IU sí nos representó a los trabajadores en aquel momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s