Una noche mágica

Ayer viví uno de esos momentos que no se olvidan nunca. A pesar de que nuestras entradas estaban en la grada alta y que objetivamente el Multiusos Sánchez Paraíso tiene una sonoridad desastrosa, Alba y yo pudimos disfrutar de la elegancia de quien no tiene nada que demostrar a estas alturas.

Sale al escenario y el aplauso es ensordecedor ¡y todavía no ha empezado a tocar! Y entonces se hace el silencio. Un silencio hipnótico de quienes escuchamos cómo el genio comienza a acariciar las cuerdas dando vida al mejor flamenco que nunca se halla escuchado. Para mi gusto, uno de los momentos más fascinantes fue éste: el virtuoso sobre el escenario enamorándonos con un toque de los mejores que ha compuesto. Mientras tanto, no se oye nada más, ni un jaleo, ni una palma, ni una respiración… más de 3000 personas cautivadas que no emiten ni un sonido. Sólo suenan Paco y su guitarra, y es suficiente.

Pero no todo el concierto fue así. Porque Paco no volvió a estar sólo. Un elenco de talentos le acompañan y rodean, ofreciendo un repaso de palos, estilos y… hechizo. Ahora sí hay gritos, jaleos y vítores, pues lo que allí se está viviendo es de otro mundo. Una armónica buscando colores imposibles y, sobretodo, Farruco taconeando de tal manera que bien podría haber empezado a levitar. Y en ese momento creo que nos volvimos locos. Yo no pude resistirme a levantarme y aplaudir como si me fuese la vida en ello. Miré a mi alrededor y todos estábamos igual. Ni siquiera habíamos llegado a la mitad del concierto…

Cuando he dado clases de guitarra, lo primero que te encuentras es que el aprendiz quiere, ante todo, aprender a tocar rápido. Busca desarrollar una técnica certera. Quienes me han enseñado ese arte que poco a poco voy olvidando, siempre me dijeron lo mismo que yo les digo a los nuevos: lo importante no es tocar rápido, sino disfrutar tocando y tocar bonito. La técnica es un instrumento y no debe ser el fin.

Creo que Paco de Lucía es una muestra de eso. Pues quien diga que únicamente es técnica es que nunca le ha escuchado. Y ayer nos lo enseñó. También es magia, embrujo y… duende.

 

4 comentarios en “Una noche mágica

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Yo también estuve en esa noche especial. Aunque me gustó má la primera vez que lo ví, quizá porque lo vi en otras circunstancias, estuvo como siempre impresionante. Me sorprendió mucho que cualquiera de los músicos o bailaores que le acompañaban eran de una calidad altísima.

  3. Pues no te vi! Mira que nos encontramos en cualquier sitio… y sobretodo en los conciertos de guitarristas de renombre.

    Por cierto, ahora te agrego a mi lista de blogs…

    Sobre el concierto, efectivamente Paco no está como cuando tenía 30 años pero lo cierto es que a mí me dejó absolutamente anestesiado. Músicos espectaculares, pero yo sí que no esperaba menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s