Brechas y banderas: el trasfondo de una guerra.

Hace 200 años, las tropas napoleónicas terminaron de abrir una brecha en las murallas mirobrigenses. Después de 76 días de bombardeos, asesinatos, hambre, más miseria de la habitual y con cientos de cadáveres por el camino, los soldados se adentran en una ciudad cercenada a la que no debían quedar muchas esperanzas, por más que cuenten las leyendas.

En su seno una población ya cansada de sacrificarse por aquellos que observan en la lejanía y sólo ven números en una gran partida. Olvidados por quienes les prometían la gloria, el honor y a saber cuántas cosas más, en su soledad debieron ver como los ejércitos de uno y otro bando únicamente tenían un perverso objetivo: la destrucción total del enemigo.

Esta escena, con el horror como actor principal, ha sido brillantemente representada en la obra que Denis Rafter y su equipo trae a esta gran ciudad teatro. Allí, en la misma brecha, unos personajes mitad realidad mitad mito, descubren el telón para mostrarnos que los verdaderos intérpretes no son los colores, sino las personas.

Porque cuando orientamos nuestra mirada en esa dirección entendemos que las guerras no son fruto de la lucha entre pueblos. En realidad son resultado del egoísmo y la avaricia de unos pocos verdugos que convierten al resto en víctimas de su juego demencial. En cada uno de los bandos en lid hay crueles asesinos tomando los mandos de la contienda, dando órdenes mientras buscan la peor cara de quienes les obedecen y utilizando como peones a pobres parias indefensos.

Las patrias, las banderas y los himnos se convierten así en instrumentos al servicio de quienes buscan el poder mediante la contienda. Pues seguramente los campesinos, las tenderas, los pastores y las labriegas mirobrigenses tenían más en común con campesinos, tenderas, pastores y labriegas francesas que con esos aristócratas de la realeza que, hablando su mismo idioma y bajo la misma bandera, les utilizaban como escudo y les obligaban a ejercer de soldados en una lucha que no era suya; en una guerra en la que iban a morir ellos y no los reyes, príncipes y duquesas que la alentaban. Una danza de la muerte, en definitiva, al compás de la sangre interpretada por sedientos asesinos.

Comienzan los actos de conmemoración del Bicentenario del sitio de Ciudad Rodrigo y no puedo dejar de pensar en quienes vivieron esa pesadilla. Es por eso que me pregunto si la intención es celebrar una guerra, glorificar a unos muertos en particular (olvidando siempre que los inocentes no entienden de bandos ni banderas), o procurar sacar lecciones de la una Historia que, en diferentes escenarios y con apenas cambios en el guión, viene repitiéndose cada vez con mayor intensidad. Sinceramente, me gustaría que fuese esta última.

* Publicado el 16 de Julio de 2010 en La Voz de Miróbriga

* Fotografía de Red Ciudad Rodrigo

Anuncios

11 comentarios en “Brechas y banderas: el trasfondo de una guerra.

  1. Parece que estamos lejos de esos tiempos y sin embargo, como quien dice “anteayer”, somos testigos del comienzo de guerras basadas en mentiras y amenazas, difundidas por unos medios encargados de la manipulación, al servicio de los mismos poderosos que hace doscientos años. Gran post, Domi.

  2. Pingback: Bitacoras.com
  3. A todos, siento estar así ausente y no contestar en seguida pero no tengo ordenador, ando de prestado. Ya os contaré

    Cero: sí, efectivamente y sin que sirva de precedente, tengo razón.

    Atalanta: ya sabes que nunca aprendemos…

  4. “Las patrias, las banderas y los himnos se convierten así en instrumentos al servicio de quienes buscan el poder mediante la contienda.”

    Sí. Tienes razón. Pero no. Por desgracia, no va a ser la última. Mucho me temo, Domingo, que todavía quedan muchas. y, te voy a poner un ejemplo que, en su momento, ya te puse.

    En Euskadi, Euskal Herria, País Vasco,… Muchas veces, importa más si eres nacionalista español o vasco para defender tus derechos en un sitio o en otro, un día u otro,…

    Y, los perjudicados son los trabajadores. Y, los beneficiados, los de siempre.

  5. Pues, si, pero
    Inocencia no es sinónimo de Ignorancia, ni de ausencia de Conciencia. Inocentes no solo quiere decir los manipulados ó manipulables.(serán solo menos avispados)
    Hay que tener cuidado con la dialectica fascista heredada, un a-politico es un NO-SOSPECHOSO por definición, pq, la Conciencia sobre todo POLITICA es ya toda una garantia para convertirse en Chivo -expiatorio en nuestra particular Antropo-Hª…
    gabachos contra britanos…tu tierra de tablero sangriento.
    y detrás la misma cukaña de hoy.
    un abrazo.

  6. Después de darle un par de vueltas al texto, sigo pensando que tiene razón, pero que quitarse esas “etiquetas” es muy dificil.
    Un claro ejemplo de ello es la victoria de la selección de España de fútbol en el mundial: Nos han estado bombardeando constantemente con el tema en los mediaos de comunicación, como si ese título fuera a quitar el hambre del mundo (si, por lo menos, quitara el hambre en España, no sería un mal empiece).
    Ese tipo de nacionalismos, me parece peligroso y alienante.
    Esas identificaciones nacionales que hacen que lo tuyo sea mejor que lo del otro, que los jugadores multimillonarios a los que yo defiendo sean mejores que los jugadores multimillonarios que defiendes tú me parece, además de superficial, una especie de simulación guerrera de tener que ganar para sentirse bien. Aunque la victoria consista en meter una pelota entre tres palos.
    Y eso, que vemos día sí día también en un medio tan fuerte como la televisión, hace que quitarse esa pegatina sea difícil ya que, cada vez que ves la tele, el pegamento se hace más fuerte.
    Y hablo de España, como aquí puedo hablar de Euskadi y el efecto contrario: El odio que crea esa simbología nacional que la pone contra otra y su bifurcación. Los vascos vs. los españoles.
    En fin, que más nos vale ser libres y, a pesar de todo, pensar por nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s