Post nº 100, un año y pico después

Tengo varias cosas preparadas para publicar pero, será el simbolismo o qué se yo, me parecía oportuno hacer un balance cuando llegase el post nº 100.

Comenzar a escribir un blog no es una decisión gratuita, al menos no lo ha sido en mi caso. Siempre me ha gustado comunicar ideas, pero uno no termina de encontrar un medio en el que implicarse y que permita una cierta bidireccionalidad, un feedback de la gente que le ayude a mejorar las cosas o a continuar los debates. Y en Internet, como no podía ser de otra manera, lo he encontrado.

Al principio mi intención no era construir un blog, ni llevarlo más o menos al día (o a la semana) sino escribir “cositas” para una página web de mi ciudad donde se me propuso: www.ciudadrodrigo.net. Pero a los pocos días me dí cuenta de que no podía publicar allí todo lo que se me pasaba por la cabeza y, con cierta envidia de los compañeros de ILOVEIU, decidí lanzarme a la aventura.

1 año y apoximadamente 1 mes después, estoy realmente satisfecho. La red de redes permite, sin duda alguna, democratizar la información al menos para aquellos que saben “cribar” entre la sobreinformación que espera en este medio. Permite elaborar medios de comunicación alternativos, puntos de vista diferentes y, ante todo, dinámicos. Comunicar a aquellos que no lo estaban y generar debates que los medios clásicos se niegan a elaborar. Un manto de esperanza para todos aquellos que no comulgamos con la opinión mayoritaria y a los que nos cuesta hacernos un hueco en las páginas, tertulias e informativos. Y parece que la cosa va para rato y viento en popa. No en vano, hasta he recibido aportaciones colosales como ésta de Isabel Gimeno.

Pero lo mejor que me ha ofrecido este blog no ha sido la capacidad de escribir, por aquello que decía Sampedro: “Escribir es vivir”. Este canal de comunicación no me ha dado la vida únicamente cuando me ha permitido reflexionar y estrujarme los sesos para explicar, mejor o peor, mis ideas. Sin duda lo mejor que me ha pasado es que me lean. Y en especial, que me leyese ella. No es por desmerecer al resto de mis lectores pero entenderán que no se puede tener tanta estima a todo el mundo, desde luego no sería sano.

Estoy convencido de que, sin este blog, sin la necesidad de mantener siempre al día este invento, no hubiese sido posible que aquella chica rubia se me acercase y me dijese con esa voz celestial suya: “¿Eres tú Domingo el que escribe por Internet?”. Y desde entonces he procurado no separarme de ella. Al igual que escribir es vivir, ser leído da la vida pero, indudablemente, ser amado ensancha el alma.

De aquello no hace un año aún, pero lo hará en breves semanas. Y con toda seguridad será motivo de otra entrada, de otra reflexión y de estrujarme los sesos mucho más de lo que pueda haber costado cada uno de los post que aquí se encuentran. Por si acaso alguien se los ha perdido, dejo aquí los 10 de los que más orgullosos me siento. Esperemos celebrar juntos otros 100 y otros 1000 post:

Supermodelos

Se nos olvidaron los Arrabales

El traje de la ministra

La mano de Greenspan

¡Que te vas a mear!

Esa mirada lasciva… y asesina

Aprender de la historia

Nos da igual

Profecías autocumplidas

Obama no va a cambiar el mundo

Venta de Armas

Al final han sido 11 pero es que uno hay días que no se puede contener…

(Dedicado a tí, que me ayudas cada día a tocar las teclas de la vida y a hacer más sencilla esta partitura mundial)

IMG_9394

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s