Radical

a20090310204525IU-ICV exige un giro a la izquierda radical“, así define ABC nuestra postura en relación con la soledad parlamentaria del Gobierno. Lo cierto es que en el título sólo dice “exige un giro a la izquierda” y es ya en el cuerpo de la noticia cuando se incluye este adjetivo que, personalmente, me produce un cierto desasosiego. Yo creo que hubiese estado mejor expresado si, en vez de eso, hubiese señalado que lo que IU pide es un giro radical a la izquierda, que no es lo mismo. No es lo mismo porque lo primero implica que los de IU somos unos radicales políticamente y lo segundo, que es el giro el radical.

No creo que IU sea una organización con un programa o con unas ideas radicales. Al menos no en cuanto a una de las acepciones que da la RAE: “Extremoso, tajante, intransigente”. Seguramente podamos decir que son más radicales en el PP (o en el PSOE, si nos ponemos) que en Izquierda Unida. Siendo realistas, creo que a IU se le aplican unos estereotipos que no definen bien su propia esencia, más cuando se hacen valoraciones desde sectores que parecen no conocer o no haber leído nunca nuestro programa. Por esta razón me pareció muy acertado aquello que decían José María González y Cayo Lara en Valladolid cuando hablaban de “hacer pedagogía” con la crisis, de explicarle a la gente nuestras propuestas y  nuestra alternativa. Al igual que aquella fragancia para hombre, es en las distancias cortas donde una organización como la nuestra se la juega, en la capacidad de mostrar a la gente que nuestro programa, lejos de ser algo de otro mundo, es de sentido común y que lo que prima es una política de cara al ciudadano.


¿Por qué digo que el PP o el PSOE son más radicales que IU? Porque en su apuesta por el Libre Mercado (y extremo), piensan que se puede dar a los bancos directamente nada menos que 50.000 millones de euros (una jartá de dinero, vaya) sin contrapartida, sin que los bancos se comprometan a dar crédito a las familias, a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos. IU lo que pide es, simplemente, que aquellos bancos donde se meta dinero del Estado incorporen a sus Consejos a miembros de la Administración Pública y que el Estado sólo de dinero a las entidades que den crédito. Pero también pedimos que a través de las Cajas de Ahorro caminemos hacia un sistema de banca pública que verdaderamente de créditos y anteponga lo social a los beneficios de la empresa privada ¿Medidas radicales? No, de sentido común

Porque las reformas fiscales que han puesto en marcha estos dos partidos son inasumibles y nos están llevando a una situación desesperada. Resulta que en este país nuestro se rebaja el impuesto de sociedades (a las grandes fortunas) y se suben los impuestos directos a las familias de a pie (IBI, basuras… etc). El otro día el PP le pedía a Zapatero que bajase los impuestos pero seguía sin explicar como se reduce la recaudación del Estado y, a la vez, se aumentan las partidas para educación, sanidad, justicia… etc. Pero lo que más me sorprendió es que Zapatero, en vez de decirle que el Estado está para ayudar a los que lo necesitan y que, por tanto, no se pueden bajar los impuestos a las grandes empresas, se disculpó diciendo que ellos sí los habían bajado (el impuesto de sociedades dichoso). Desde IU lo que pedimos es volver a una fiscalidad progresiva, de manera que los que más tienen, más paguen para que los que menos tienen, más reciban. ¿Radical? No, de sentido común.

La crisis se ha producido por creer que siempre podríamos vivir del ladrillo y de la especulación. Y aquí no caben remilgos, y no cabe echarse los trastos a la cabeza desde el PP y desde el PSOE porque ambos son culpables. Si el PP hizo una ley que permitía especular con el suelo y comenzó la privatización de las empresas públicas, el PSOE no hizo nada por remediarlo y diciéndose de izquierdas, hicieron políticas de derechas. Nosotros lo que pedimos es que el Estado se ponga a la cabeza de la inversión para construir un nuevo modelo productivo basado en la energía, en la I+D+I y en un sector público fuerte. Y lo hacemos porque pensamos que en ello nos va la vida.

Cuando vamos camino de los cuatro millones de parados, la CEOE pide el despido libre y el PP le avala mientras el PSOE no termina de decantarse.  Mientras tanto, IU lo que dice es que no se pueden admitir ERE’s a empresas que hayan tenido beneficios en 2008, y que para ayudar a las pymes, habría que flexibilizar el pago trimestral del IVA y la Administración Pública debería cumplir los 60 días para el pago a proveedores, además de lo dicho de la banca ¿Radical? Pues ustedes dirán.

Yo no me siento políticamente radical sino que creo estar en la única organización con dos dedos de frente y que pone énfasis en que la crisis no la deben pagar los de siempre: los trabajadores y las clases bajas. Más bien me parece que la crisis la deberían pagar aquellos que se están llevando primas millonarias de las empresas que están siendo salvadas con el dinero público, todo un escándalo. Espero que ahora se entienda que no pedimos políticas radicales sino un giro radical hacia la izquierda, porque la política de este país no se hace en la izquierda, sino en un limbo situado entre la derecha y el centro y que antepone la empresa frente a la persona.

En lo único en lo que me siento radical es en lo que el otro día explicaba Antonio Moreno: en la radicalidad democrática. En la absoluta certeza de que la política debe ser deliberativa y con el fin de ayudar a la gente. Desde la convicción de que es posible una política desde, para y por los ciudadanos es desde donde pido políticas de izquierdas en un entorno de radicalidad democrática.

Entradas relacionadas:

ZP llama a mi puerta

IU, sindicatos y vecinos debaten sobre la crisis en Ciudad Rodrigo

Anuncios

5 comentarios en “Radical

  1. Suscribo todo lo que dices. Quizá matizaría algo, tú dices que las propuestas de IU no son radicales sino de sentido común, yo diría que más que de sentido común son propuestas que priman la persona frente a las cosas, el ser frente al tener y la justicia social frente a comercio libre. Que a eso le queremos llamar radical, pues vale somos radicales en cuanto a esos temas se refiere.

    Por otra parte, el hecho de querer mostrarnos como radicales en el sentido peyorativo de la palabra no es algo casual, es malintencionado. Tantos unos como otros pretenden despretigiarnos y aunque parezca que se echan los trastos a la cabeza en el fondo lo único que hacen es ir sustituyéndose en los gobiernos cada x años y no les interesa que entren otros no vaya a ser que los ciudadanos se den cuenta de que otra forma de hacer política es posible y humanamente necesaria.

    Un saludo, Montse

  2. Personalmente creo que Iu podria ser una alternativa,si no le hace al juego al Psoe,como en Madrid,centrandose en derribar a Esperanza Aguirre(una tarea muy grande para Iu en este momento),en vez de escuchar el latido de la calle y ocuparse de los problemas mas graves en este momento.Apoyar a la ciudadania(eso que todos nombran tanto y nadie escucha),podria suponer el relanzamiento de Iu.Me parece a mi que 4 millones de almas en situacion de desempleo(mas las que vendran)son razones suficientes para trabajar.
    http://www.klausss69.wordpress.com http://www.plataformadeparados.es.tl

  3. De todas formas, conviene señalar que, aunque ABC usa el significado de radical que comentas, los 3 primeros significados de “radical” sí son aplicables a IU, al ser los 2 primeros sinónimos de ir al origen (raíz) de los problemas y el tercero el que mencionas después.

    radical.

    (Del lat. radix, -īcis, raíz).

    1. adj. Perteneciente o relativo a la raíz.

    2. adj. Fundamental, de raíz.

    3. adj. Partidario de reformas extremas, especialmente en sentido democrático. U. t. c. s.

    4. adj. Extremoso, tajante, intransigente.

  4. @hamrajadra:

    Efectivamente, estuve tentado de incluir esa apreciación a la hora de escribir el articulín pero se me iba de tamaño y me parecía salirse también de discurso.

    Mis intenciones eran dos: uno, demostrar que lo que pide IU no son más que reformas sensatas, factibles y que no deberían hacer a nadie llevarse las manos a la cabeza y dos, que hay sectores que nos pretenden desprestigiar y lapidar utilizando expresiones como “radical” que no se adecúan a la realidad.

    Aunque, como tú bien señalas, podamos entender que hay diferentes acepciones en la palabra radical, la más extendida y la que más uso tiene es la cuarta y yo pretendía como tercer objetivo básico el demostrar que más radicales incluso (en esa acepción) son el PP y el PSOE que nosotros.

    Evidentemente, lo bueno que tiene la web es que permite aumentar el debate mediante los comentarios y me alegra que saques el tema. Nosotros debemos proponer reformas “radicales” en el sentido de ir a la raíz del problema, que no es otro que el modelo productivo y un error de perspectiva mayúsculo pero además, debemos promover reformas extremas en sentido democrático y en lago a lo que sí he hecho referencia: el radicalismo democrático.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s