¡Que te vas a mear!

camps-herreraCuando era pequeño siempre me decían aquello de “no juegues con fuego que te vas a mear”. Tan sesudo misterio me traía de cabeza ¿Qué demonios tendría que ver el fuego con la vejiga? Pero, aún más extraño ¿acaso no era más peligroso el quemarse que el mojar la cama? Así pasaron los años y, sinceramente, cuando enciendo una cerilla (generalmente en la cocina porque no fumo) procuro no quemarme y dejo otras preocupaciones en un segundo plano.

¿Quién me iba a decir a mí que bastantes años después ese consejo habría de dárselo, nada más y nada menos, que al mismísimo Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera? No, Señor Herrera, no es el mejor momento para dar apoyo incondicional a Camps, por mucho afecto que usted le tenga. No quiero yo contradecir al refranero que, muy inteligentemente, nos dice aquello de “quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija” pero todo el mundo sabe que cuando hay una fruta podrida hay que desecharla, puesto que corremos el riesgo de que el resto vaya por el mismo camino. En el Partido Popular parece haber una plaga de putrefacción que va inundando, poco a poco, todos sus rincones. Por mucho que se le de cera a la teoría de la conspiración o que se tome el control en la comisión que investiga esa trama de espías, que bien podría llamarse el “pepegate”. Es una cuestión de saber llamar a las cosas por su nombre y a unos les puede parecer que el Presidente Valenciano es un “buen árbol” pero da la sensación de que más bien es un “árbol podrido”.

No debemos olvidar que Rajoy ha decidido ya, tras varias ampollas, no poner más “la mano en el fuego” por nadie, parece que por riesgo a acabar en la planta de quemados de algún hospital cercano. Y es que la cosa en el PP huele a chamusquina, y cruje, como cuando la carne se quema un poco al asarse y el olor ya nos avisa de que, al meter el diente, algo no va a saber precisamente a gloria. Ya antes de que Fabra anunciara su intención de “orinarse en la sede de Izquierda Unida” muchos pensábamos que las cosas por el Levante español no iban como debieran. A algunos como a Zaplana no les ha ido precisamente mal en esto de la “política chamuscada”. Comenzó, según dice él mismo en una grabación “para comprar un Volvo que vale 3 millones”, pasó por Terra Mítica, varios ministerios y aquí le tienen, en Teléfonica con un sueldo nada despreciable: un millón de euros de nada al año, todo un ejemplo de político comprometido.

Afortunadamente Fabra no acudió nunca a “marcar” ninguna sede de mis compañeros valencianos (estaría ocupado comprando esa lotería en la que tanta suerte tiene y con la que tanto dinero justifica). Pero no sé yo si Herrera acabará con ese característico baile de piernas que caracteriza a los benjamines de la casa cuando están a punto de humedecer sus pantaloncitos. Juan Vicente, a mí siempre me dieron un consejo, espero que a usted le valga: “no juegues con fuego que te vas a mear”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s