Profecías autocumplidas

pigmalion_galatea04Hace ya años (desde 1966) que un investigador de la Psicología de la Educación llamado Rosenthal definió un suceso más que interesante en las aulas: el efecto Pigmalión. Consiste básicamente en que las expectativas que los profesores tienen hacia los alumnos, lo que crean que son capaces de conseguir, tienden a mejorar o empeorar el rendimiento de éstos. Y para descubrirlo utilizó un experimento que merece ser explicado.

Cuando los profesores comenzaban a dar clase a grupos nuevos de alumnos (que no conocían previamente) y recibían los informes personales de cada uno de ellos por parte de los profesores anteriores, alguno de los datos estaban conscientemente manipulados. Es decir, haciendo una explicación muy sencilla y que todo el mundo pueda entender, si el alumno tenía una media de 6 al profesor se le decía que tenía un 7,5. De manera que los profesores no sabían que esos datos estaban manipulados sino que se encontraban ante un grupo de alumnos y que, dentro de ese grupo, este alumno en particular tenía un 7,5 que es una calificación más bien alta. Y así, el profesor cuando se relacionaba con este alumno tenía expectativas altas, creía que ese alumno podía rendir por encima de la media. ¿Qué ocurrió? Pues que, sorprendentemente, los alumnos de este tipo (con las calificaciones manipuladas) aumentaban su rendimiento y sus notas eran mejores que en cursos anteriores. ¿Por qué? Porque los profesores “creían” más en ellos.

Recibe este nombre por el mito clásico de Pigmalión que de tanto desear que la bella estatua que el mismo había tallado se convirtiese en humana por haberse enamorado de ella, hizo que los dioses se apiadasen y cumpliesen sus deseos.

Este efecto es aplicable a otros muchos ámbitos de la vida: relaciones laborales, sentimentales… etc y yo creo que nos debería hacer reflexionar acerca de las expectativas que los responsables políticos ponen en sus proyectos y en los lugares donde ejercen su labor.

Un caso bien claro sería el de las zonas económicamente más desfavorecidas, como es el caso de Ciudad Rodrigo. Hace bien poco un estudio de Cáritas nos advertía que, en la zona de la raya, uno de los aspectos que había que tener en cuenta era el pesimismo generalizado de la población con respecto a las posibilidades de que la situación mejore. De manera que los propios ciudadanos estamos estancados en una situación de pesimismo y con unas expectativas muy bajas. ¿Será que este pesisimismo invade también a las autoridades? ¿Será que los que tienen la capacidad de decidir piensan que “no merece la pena”, que “todo esfuerzo es inútil” y por eso vemos como las inversiones en la comarca son tan escasas?

Quizá sea hora de que nos llenemos de ilusión y de que revisemos nuestras propias expectativas hacia el futuro de nuestra región, de creernos realmente que podemos salir de la crisis permanente en la que vivimos.

De todas maneras, los maestros tenemos la obligación de revisar nuestras propias expectativas hacia los alumnos siempre puesto que es muy fácil que el mero hecho de pensar que un chico o una chica “no lo va a conseguir” haga que, efectivamente, las cosas le vayan mal. Es necesario que los políticos de esta región evalúen también sus expectativas hacia la misma y hacia la prosperidad de nuestra tierra o nos veremos abocados a décadas y décadas de pobreza y desertización humana.

Si el cambio de perspectiva no viene de abajo quizá tenga que venir desde la ilusión de unos políticos que realmente crean en las posibilidades de Ciudad Rodrigo y que eviten que sus malos augurios se conviertan en profecías autocumplidas.

¿Serán Javier Iglesias y los suyos capaces de creer en Salamanca? Tengo la impresión de que no, lamentablemente

Anuncios

2 comentarios en “Profecías autocumplidas

  1. ¡¡¡En el clavo!!!!

    Y Nostradamus Iglesias y Rapel Cordero… siguen obnubilando y cortando de raíz cualquier ilusión de progreso,

    Éste se convertirá en un pueblo vegetalmente incierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s