Obama no va a cambiar el mundo

obama1No me creo lo que el actual presidente electo de los EEUU afirmó antes de ganar por mayoría aplastante los comicios. Eso de “juntos cambiaremos este país y el mundo”. Sinceramente, no me parece que Obama vaya a acometer las profundas transformaciones que requerirían tal hazaña. Y no porque no crea que no es capaz, sino porque no lo pretende. Puede haber unos cuantas modificaciones de estrategia, asuntos de gestión y nuevas caras pero no nuevas políticas y, ni mucho menos, un cambio de rumbo. No nos engañemos. Lo más seguro es que, en los próximos meses, veamos como la nueva administración da golpes de efecto en diversos campos para justificar su elección. Pero pienso que lo esencial no se va a tocar.

¿Qué es lo esencial? Lo esencial es el modelo. ¿Cuál es el modelo? Uno que pretende expandir un sistema económico (el Libre Mercado) y una forma de vida (el sueño americano) a todo el planeta, basándose en un ideal: la expansión de una democracia que no es tal. Si EEUU es un barco, no pensemos que el cambio de capitán va supone viajar hacia otros puertos, un giro brusco del timón. Más bien se harán algunas paradas, principalmente para reparar los desperfectos, pero la ruta se mantiene.

Quién piense que las Relaciones Internacionales van a cambiar drásticamente no ha analizado bien la situación. Obama pretende sacar sus tropas de Irak, no porque crea que haya sido un error sino porque están perdiendo la guerra. De hecho, si esto fuese así y se produjese una revisión de las políticas anteriores, se llevaría a cabo la misma medida en Afganistán o habría, manifiestamente, un cambio de actitud con Israel. Si de verdad se quisiese cambiar el mundo se giraría el timón no para acercarse a la dictadura de los comunistas chinos, a los que se llena de halagos por cuestiones puramente económicas sino que aparecerían cauces de comunicación estable y de colaboración con America Latina (a pesar de la personalidad “sarkozina” de Chávez).

Este modelo económico está produciendo la mayor oleada de hambrunas y pobreza que se ha conocido en siglos (si miran en un mapamundi, existe un lugar llamado África, que está siendo utilizado por las multinacionales americanas como fuente de materias primas mientras sus habitantes mueren a miles; idem en Asia). El Libre Mercado que ahora deja a relucir su incapacidad de repartir la riqueza, argumento que utilizaban sus defensores, no va a ser sometido a análisis exhaustivo. Siendo un liberal como Obama el presidente de los EEUU, lo más que podemos esperar es que se le pongan remiendos para solucionarle la papeleta a los bancos por unos años, mientras las clases medias y bajas sufrimos sus verdaderas consecuencias: paro, falta de recursos, reducción del poder adquisitivo, privatización de los servicios públicos…

Este tipo de “dominación carismática”, como la llamó Max Weber, seguirá dándose gracias a la cantidad de eufemismos de los que nos hemos rodeado y que permiten que el Pensamiento Único (la forma de hacer política de los EEUU) se imponga en todos los rincones del planeta. Nada se va a hacer para evitar que la única libertad que se asuma sea la de empresa y el derecho a expandir y defender sea el de la propiedad privada. Todo lo que no sea esto, no vale, ni valdrá. Cuando un país crea, como Venezuela, que ya valió de que empresas extranjeras roben sus recursos y los nacionalicen para que la economía local no se destruya, será tachada de totalitario y dictador, pese a haber ganado unas elecciones mucho más transparentes que las americanas (donde Jimmy Carter ha dicho que no quiere ejercer de observador por no dejar en mal lugar a su país).

En Europa ya podemos percibir este etnocentrismo galopante y la imposibilidad de criticar los últimos movimientos políticos sin ser tachado de “contrario al progreso”, “iluso” y “utópico” cuando no de “demagogo” o “contrario a la democracia”. El Tratado de Lisboa, la Directiva Bolkenstein, la jornada laboral de 65 horas, la Directiva de Retorno o el Plan de Bolonia son asuntos contra los que no se puede (debe) estar en contra o te contestarán como recientemente han hecho contra los estudiantes en Salamanca, diciendo que estamos (los que no aceptamos que la Convergencia tenga que ser como se dice en Bolonia) en contra del progreso y la modernización de la Universidad, por poner un ejemplo.

Las últimas elecciones americanas han puesto de manifiesto algo que es tremendamente importante: no hay diferencias políticas entre los candidato sino que son más bien de estrategia; que las campañas electorales no se centran en cuestiones ideológicas sino en proponer unas cuantas medidas populistas y en salir más guapo y hermoso en las fotos, y que se impone un sistema bipartidista donde no hay una verdadera libertad de elección. ¿Les suena a algo? ¿Recuerdan las últimas elecciones en España? El PP y el PSOE son, en España, el equivalente a los Partidos Demócratas y Republicano. No hay diferencias en el fondo sino en la forma.

Pasa tal y como en un cuento de Eduardo Galeano: Un pollo, un pato y un conejo están en la cocina de un gran chef el cual les pregunta: “¿Cómo queréis ser cocinados? ¿Queréis acaso llevar esta salsa o esta otra?” A lo que los pobres animales responden: “¡Lo que no queremos es ser cocinados!” El chef, tajante, responde: “Esa no es la cuestión”.

Anuncios

2 comentarios en “Obama no va a cambiar el mundo

  1. En un mundo que ve como extraordinario que EEUU tenga un presidente negro, poco se puede cambiar. Es en estos momentos (que dicen son históricos) cuando me doy cuenta de lo lento que se mueve el mundo, de lo atrasada que está la gente. Y es que eso de dar tanta importancia al color de piel de tal persona es absurdo. Sí, el presidente será negro, pero hay mucha mucha gente que sigue siendo racista. El día que no exista racismo sí que será un momento histórico.

    Para mí Obama será como un Zapatero de EEUU. Se magnificarán muchas cosas que haga, pero no será más que otro presidente de un país que nunca se ha dejado cambiar.

  2. DBL, te superas por minutos, voy a ser tu granfan.

    muy bueno el artículo, solo te ha faltado poner que a BHO, lo tenía dabuten, con el mastuerzo saliente, era camino bastante fácil, de todos modos estamos espectantes y ya se verá.

    porque si fuera adivina me compraría el número ganador de la lotería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s