¿Qué es un educador? ¿y un profesor?

Hace tiempo que tengo ganas de escribir sobre este tema aunque la complejidad del mismo me lo impide. Creo que, poco a poco, voy a ir publicando unos cuantos post con materiales variados, con el fin de que vaya clarificándose un poco mi postura.

Me gustaría empezar con una idea de STENHOUSE, el que introdujo el concepto de Investigacion-Acción en el campo educativo y, sobre todo, escolar. En una de las publicaciones más importantes de este autor decía: “Un profesor es una persona que ha aprendido a enseñar y se halla capacitado para ello“.

Ahora tocaría poner un ejemplo pero he econtrado un post de Javier Caso Iglesias que, además de ser muy ilustrativo, es casi insuperable. Aquí os lo dejo, espero que sirva (al menos para reflexionar y discutir):

Cómo enseñar: Método Magistral Versus Método Dramatizado


El Doctor, y profesor titular de la UNED, Ramón Gonzalo Fernández mantiene dos ideas que me resultan interesantes. Con una dice que debemos desconfiar de las definiciones: son letra muerta. Sólo tendrán interés si son capaces de dinamizarnos de alguna forma. Con la otra expone que la diferencia entre un profesional bueno y otro mediocre puede ser muy pequeña, ambos poseen cualidades parecidas, pero el primero usa recursos.

También sostiene Ramón Gonzalo que si el catálogo de habilidades que pueden adornar a un educador es muy numeroso se comprende, por ello, que los recursos tendrán que ser casi infinitos, puesto que cada habilidad puede ser ayudada por muchos recursos diferentes. Para entenderlo mejor pongamos un ejemplo:

El mismo día en que un profesor llamado Pedro tenía que dar una clase sobre legislación para técnicos de ocio y tiempo libre, otro profesional impartía la misma enseñanza a otro grupo similar de alumnos.

Pedro hizo dos grupos, el primero adoptaba el rol de responsables de un campamento que lo querían instalar en un pueblo norteño.

El segundo grupo se suponía que eran miembros del ayuntamiento, de ese mismo pueblo, que ponían todas las trabas posibles a la realización del campamento.

A ambos grupos les proporcionó varias copias de la normativa legal. Cada grupo disponía de seis minutos para aportar su solicitud y las alegaciones en contra o en pro. Los turnos de seis minutos su fueron sucediendo alternativamente durante todo el tiempo que duró la sesión.

El otro profesor que exponía las mismas enseñanzas de legislación lo hizo mediante el método magistral, consistente en contar los principales artículos de la ley que afectan a estas instalaciones.

Casualmente pudimos oír los comentarios de alumnos de ambos grupos. Los del método magistral acabaron preguntando al profesor si no había una forma más amena de exponer ese tema. Su respuesta casi literal fue: “La Ley es así. ¿O queréis que yo me invente una ley más divertida?”

Los alumnos del método dramatizado, los de Pedro, no querían terminar la sesión. Comentaron a su profesor que no sólo conocían muy bien la legislación, sino que habían aprendido algo mucho más importante: cómo enseñar.

Ambos docentes tenían la misma carencia: se enfrentaban a una materia árida. Uno de ellos la llevó a cabo con su capacidad oratoria, obteniendo unos mediocres resultados; el otro complementó sus dotes con un ingenioso recurso de los infinitos existentes, cosechando un éxito rotundo tanto en el aprendizaje de la legislación, como en algo aún muchísimo más importante para el desempeño y competencia personal y profesional de sus alumnos: cómo enseñar.

Moraleja: En cualquier ámbito en el que deban actuar profesionales cuya función es enseñar debemos preguntarnos ¿sabe enseñar? Y debe ser éste el criterio para valorar su actuación.

Recientemente un profesor de la USAL hizo una referencia en su clase a algo que debería hacer pensar a mucha gente ¿cómo se valora oficialmente a un profesor universitario? ¿por el número de publicaciones e investigaciones que realiza o por el nivel de aprendizaje de sus alumnos? Realmente los alumnos valoramos más lo segundo pero ¿cómo se promociona?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s