Día sin coches

Hoy, 22 de Septiembre es el Día sin coches (y el cumpleaños de mi primo Alexis).

Cierto es que un sólo día no hace nada para mejorar el gran problema que suponen las emisiones de CO2 de los coches pero sí que puede ayudarnos a ver que la solución a muchos de los problemas está delante de nuestras narices.

¿Qué podemos hacer para no emitir tantos gases? Pero lo más importante, ¿Qué puedo hacer yo como individuo para poner mi granito de arena en la recuperación de la racionalidad ecológica?

Lo primero es hacer un balance de cómo son nuestros desplazamientos, sobre todo en las ciudades. Uno se levanta por la mañana, coge el coche y se dirige a donde tenga que ir (Universidad, trabajo…). Como tenemos la dichosa manía de salir todos juntos a la misma hora de la mañana y de viajar por las mismas carreteras y avenidas, se producen unos atascos de miedo. En definitiva: se tarda un buen rato en llegar al lugar donde queríamos ir.

El uso del transporte público, por ejemplo, no sólo es una forma de reducir las emisiones contaminantes sino que, además, nos hace más fácil la vida a la mayoría. Si la gente en vez de coger su coche propio por la mañana se montase en el autobús urbano, el tráfico se reduciría de forma considerable (habría entre 15 y 20 veces menos coches) y los atascos serían mucho menos habituales. El gran problema es que no hay demasiado interés por parte de las administraciones públicas o eso están demostrando. Sin ir más lejos, cerca tenemos todavía las subidas de tasas que se han llevado a cabo en Salamanca. El transporte público es un bien social y no debe tratarse como un negocio sino como un servicio a la ciudadanía que hay que fomentar.

En una situación parecida se encuentra el fomento de la bicicleta. Por todos es conocido que el uso de la bici no sólo permite una cómoda movilidad por la ciudad sino que da la oportunidad de hacer ejercicio físico (con la correspondiente repercusión en la salud).

Pero en este, como en otros muchos casos, nos encontramos con un modelo de ciudad que no está preparado para una movilidad como ésta. En la mayor parte de las ciudades no existe carril-bici o, si existe, no se encuentra en las zonas de tránsito sino que se convierte en un carril de paseo. La otra opción, la de integrar a los ciclistas en las vías como el resto de automóviles no parece que se esté llevando bien puesto que hay una gran cantidad de conductores que no tienen el mínimo respeto por las bicicletas que circulan por la ciudad, no dándose cuenta de que esa gente que viaja en bicicleta podría estar haciéndolo en coche, creando problemas añadidos (ya hemos dicho: atascos, ruidos, contaminación…). Por otro lado, no hay demasiados lugares donde se pueda “aparcar” la bicicleta (y en algunos sitios incluso multan por no estacionarla correctamente). Y, aunque existen iniciativas que fomentan su uso (mediante alquiler) muchos ayuntamientos no se atreven a ponerlas en marcha.

Esta foto es de la campaña “20 no es igual a 20” y explica muy gráficamente lo que he dicho anteriormente.

He encontrado este articulillo de Javier Bolaños. Seguro que os gusta

Anuncios

2 comentarios en “Día sin coches

  1. A sido una sorpresa que anuncies mi cumpleaños en uno de tus articulos, pero tu al menos no te has equivocado de fecha como nosotros. Cada dia vemos tu “blog”,y pensamos que podrias publicar alguno de tus articulos en algun diario.
    Un saludo de toda la familia

    Alexis y Totin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s