Hubo Feria y hubo Teatro

Asegura el Señor Tosal (al que, no quepa duda alguna, tengo un gran aprecio) que no ha habido mucho Teatro en la última Feria. Uno puede discrepar del espectro artístico en el que se encuentran los espectáculos que se presentan en Ciudad Rodrigo a los profesionales (esto es una Feria); uno puede decir que este tipo de teatro no es comprendido por la mayor parte del público; también podría alguien afirmar que hay obras que no han sido de su agrado; se pueden poner objeciones (si se encuentran) a la organización o se puede solicitar que se cambie de modelo y se camine hacia un Festival Clásico como el de Mérida. Pero decir que no ha habido teatro… pienso que a esos extremos no deberíamos llegar.

Indudablemente, lo que ha habido en esta Feria ha sido Teatro en estado puro. Un teatro innovador, poco convencional, fresco; un teatro de vanguardia que busca nuevos lenguajes a través de los cuales expresarse; un teatro que únicamente es tal cuando se encuentra con el público (profesional o no) y que pretende cambiar al contacto con éste. Quizá un teatro que no todo el mundo entenderá, pero teatro a fín de cuentas.

Decía Murray Schaefer a propósito de la música en ese magnífico libro titulado “El compositor en el aula” que se puede llamar Música a todo aquello que se hace con la intención de serlo. Así, un carpintero que está clavando una punta con un ritmo marcado no estará haciendo música porque su intención no es tal. En cambio, si mientras la clava tiene la intención de expresarse mediante el sonido de ese martillar, entonces podremos decir que estamos ante una obra musical. Pienso que esta idea podría extenderse al resto de manifestaciones artísticas, entre ellas el Teatro. ¿Ha habido intención de hacer teatro durante estos días? desde luego que sí. No sólo eso sino que ha habido intención de comprar y vender (y se ha comprado y se ha vendido) teatro, luego en algún sitio debía de estar.

Aunque siendo sinceros, las manifestaciones del Sr. Tosal no son más que una valoración personal y, como tal, han de ser respetadas. Y aún respetándolas, no las comparto en sus planteamientos puesto que nos viene a decir que el Arte ha de estar esencialmente comprometido con el mundo cuando no necesariamente ha de ser así. Y, por añadidura, nos dice que el Teatro que se ha expuesto en Ciudad Rodrigo no ha tenido una mano tendida a la crítica lo cual demuestra que no ha podido asistir al espectáculo de Rayuela el martes en la Plaza de Herrasti, por poner un ejemplo.

Digo que no son éstos los comentarios que más me preocupan. Mucha gente no se corta a la hora de echar en cara a la Organización ciertos detalles como el alojamiento de las compañías, los lugares dónde se va a comer, la relación con el Seminario… etc. Y es cierto que determinados aspectos deben ir siendo pulidos para que Ciudad Rodrigo en su conjunto pueda beneficiarse más aún de lo que significa que un evento de esta magnitud se celebre aquí. El problema es que, muchas veces, estas valoraciones no se hacen partiendo de la realidad; aceptando que la Feria de Teatro de Ciudad Rodrigo echó a andar sin demasiados apoyos, que luego fueron llegando; que las cifras que Javier Iglesias ofrece en cuanto al apoyo del Ayuntamiento están muy hinchadas… pero que, sobre todo, la Feria supone un impulso económico de primer orden para Miróbriga sobre todo para los sectores hoteleros, la restauración y el comercio.

Todo ello por no hablar de lo otro, de eso que diferencia a esta Feria del resto :un programa de animación infantil que forma a cerca de 50 monitoras y monitores todos los años y por los que pasan unos 5000 niños (con sus respectivos padres, madres, abuelos, abuelas…) y que, junto con otras actividades que se realizan durante todo el año por CIVITAS A.T. está logrando crear valores de respeto y compromiso a través y hacia el teatro.

Esta Feria no es perfecta, todos lo sabemos. Hay aspectos que pueden ser cuestionados pero intentando siempre dejar lo positivo por delante. Llegan los últimos días de Agosto y Ciudad Rodrigo se convierte en la Capital del Teatro para los profesionales y los mirobrigenses pueden aprovecharse de ello para disfrutar de los espectáculos (cosa que no ocurre en todas las Ferias). Quizá tenga que venir de nuevo un alto cargo de la Junta a decir que “Ciudad Rodrigo tiene lo que tiene” dejando en entredicho que la Feria estaría mejor en otra población (digamos Valladolid) para que, de una vez por todas y sin fisuras, Ciudad Rodrigo luche por lo que es suyo.

Anuncios

Un comentario en “Hubo Feria y hubo Teatro

  1. La razón de que sea tan difícil dar una definición de Teatro, es que no es un compartimiento estanco y pese a quien pese (puristas o no) es un género que evoluciona y busca dicha evolución. El arte tiene un fuerte contenido crítico, pero quizá esa crítica material que muchos buscan en una obra es inherente a la obra en sí. Puede ser que en la Feria lo que ha parecido Circo no es sino una crítica a nuestra opacidad interna y poca inclinación al cambio, o mejor, evolución.

    Te echo de menos………………..pero nos vemos mañana
    Pues la verdad, yo si que vi Teatro (aunque me llevaras corriendo de un lado para otro..)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s