Dicen que me dicen…

Visto con distancia, cada vez estoy más seguro de que tomé la decisión adecuada. Cuando comencé mi carrera universitaria, muchos amigos y conocidos me preguntaban: Con la nota que has sacado en Selectividad ¿Qué vas a estudiar? y yo decía… Magisterio. Las respuestas eran muy variadas, la mayor parte de asombro. Oía muchos “pues no lo entiendo, pudiendo estudiar cualquier cosa ¿por qué Magisterio?” a lo que yo contestaba que era lo que quería hacer. “Pero puedes estudiar una ingeniería que tiene más salidas”. No comprendían que no lo hacía por las “salidas” sino porque era realmente lo que quería estudiar. Algunos incluso me tachaban de idealista y algunas cosas más por no seguir la ruta más fácil.

Estudié Magisterio porque estoy convencido de que la educación es un factor esencial en la transformación social. Porque estoy convencido, como ya he dicho varias veces, que la educación lo es todo en la vida de los seres humanos y que se necesita una renovación “desde dentro” del Sistema. Porque considero que es necesario que la Escuela se abra a nuevas realidades y se vaya adaptando progresivamente al mundo que le rodea, del que no puede quedar descolgada. Porque participo de la idea de que la Educación ha de ser Pública, Gratuita y de Calidad .

Me viene a la mente esto porque hace unos días, un buen amigo mio al que llamaremos “Sr. B” me intentaba convencer: “en IU no vas a llegar a ningún lado. Métete en el PSOE que podrás hacer más cosas y llegarás más alto”. Yo trataba de explicarle a mi querido amigo (al cual guardo un enorme respeto, como él bien sabe) que no estoy en IU por intentar llegar a ningún lado sino porque realmente es lo que siento y es, por así decirlo, lo que me pide el cuerpo.

Seguramente el “Sr. B” tiene razón cuando me dice que, para llegar lejos, para vivir de la Política… debería haber entrado en el PSOE, o quizá en el PP y convertirme en una estatua muda que espera la oportunidad de que le coloquen en algún puesto. Pero no decidí entrar por eso, sino porque creo que la Política puede servir para cambiar el mundo en el que vivimos (el más cercano y el más lejano).

Al igual que cuando elegí mi carrera universitaria, cuando decidí inclinarme por IU tuve en cuenta un aspecto muy importante, un argumento que no debe olvidar nunca una persona que toma una decisión: uno debe hacer lo que realmente siente y no lo que más provecho le va a reportar. El mayor provecho es la satisfacción personal.

Espero que toda la gente que, siendo de izquierdas, se engañó a si misma con el voto útil, como el amigo de Peli, piensen durante esta legislatura si hicieron lo correcto o si, por el contrario, buscaron lo que parecía más provechoso pero que a la larga… ya se sabe que pasa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s