Jefe de Estado a la francesa.

Este fin de semana se juega, en parte, el futuro de Europa. En nuestro país vecino, ese al que siempre hemos mirado de reojo, con una mezcla de resquemor, celos y antipatía, se producen unas elecciones históricas. No es nuevo para nadie que de lo que allí ocurra depende en gran medida el devenir de los acontecimientos en esta Unión en crisis.

Las presidenciales francesas, de ser seguidas con cierto rigor por parte de los medios españoles, nos mostrarían algunas facetas que, como mínimo, sorprenderían. En primer lugar, la pasión que siguen poniendo los franceses en la política. Frente a la desafección que muestran el CIS, las barras de los bares y los datos de abstención, en Francia la vida pública continúa preocupando (y ocupando). Para muestra un botón, hoy día en España sería impensable que acudiesen decenas de miles de personas a cada uno de los mítines de los candidatos. Y mucho menos al mitin del candidato de la izquierda alternativa.

Continue reading

La República, ese proyecto de país

Me encanta:

También hablan de “la Tercera”:

Continue reading

Y ahora… la III República

Estar muerto o no estarlo

Me sonrío al leer la prensa digital. No por el cambio de Gobierno, que me da igual, pues mientras las políticas no cambien, las caras me traen sin cuidado. Más interesante me ha parecido un mensaje aparecido en una pancarta de las manifestaciones francesas. Ellos sí que lo tienen claro.

Continue reading

Órdenes contra la República

En el Instituto Cervantes deben haber pasado momentos realmente tensos. Tras comenzar un proceso de consulta sobre la palabra preferida por los castellanoparlantes, gentes peligrosas del mundo de la izquierda más radical han votado una palabra que constituye poco menos que un sacrilegio para muchos: República.

Y las órdenes se han ido sucediendo. Primero, decid que ha sido un sabotaje, pues no es posible que, tras años y años de “paz”, estos rojos quieran otra vez semejante barbaridad. Manteniendo la compostura y viendo que la cosa podía ponerse fea, una segunda orden: quitad la palabra “sabotaje” y decid que ha sido un fallo informático.

Continue reading

El trabajo del Rey

A algunos periodistas les daba la risa ante semejante respuesta en la rueda de prensa sobre el estado de salud del Jefe del Estado del Reino de España (que sí, Reino, a pesar de que sea una cosa medieval):

Visto en Soto en Cameros

Llegó la Tercera República Española, ¡a trabajar!

Las noticias corren como la espuma. Parece ser que lo hemos conseguido. Esta mañana las calles de España se tiñen de rojo, amarillo y violeta para celebrar la proclamación de la Tercera República. Las vías llenas de gente festejando un momento histórico, una oportunidad de oro para continuar con los sueños que los golpistas arrebataron al pueblo.

Continue reading

Una Tercera en Construcción

Minutos antes de comenzar la conferencia de Julio Anguita pensé que el corazón se me iba a salir del pecho. Afortunadamente, Julio entra por la puerta acompañado de Agustina y me dice “por mí no tenéis que preocuparos más, empezamos a la hora que digáis y estaremos aquí charlando hasta que se agoten las preguntas”. Ni el Valium es tan efectivo. De repente, el agobio, la ansiedad y esa sensación de ahogamiento que acompaña a quienes organizan actos a los que no saben si van a venir dos o dos mil desapareció fulminantemente. Tras cinco minutos de rigor, comienzo con la presentación.

¿Y después? Colosal. Anguita en estado puro: sinceridad, claridad, datos y una exposición calmada y educada. El silencio se podía cortar con una cuchilla en la Sala de Conferencias del Palacio de los Águila donde el centenar de butacas estaban ocupadas y había gente agolpándose en las esquinas, sentada en el suelo, apoyada en las paredes y más de uno escuchando desde fuera de la sala, al no poder entrar. Dos horas y media escuchando el resumen de un libro que está en camino y una docena de preguntas “que darían para una tesis” como dice antes de contestar una por una.

Continue reading

Me voy a hacer monárquico

Ayer vinieron los príncipes, guapa ella y guapo él, a inaugurar el curso universitario (la segunda vez que se inaugura este año por cierto) a Salamanca. No sé si es que soy yo así de romántico o que la zarca sangre tiene poderes milagrosos pero me empezaron a invadir extraños pensamientos. Y, definitivamente, me voy a hacer monárquico. Es más, voy a dar un paso más y me voy a hacer de la monarquía. Sí, de la monarquía. Voy a inaugurar una nueva corriente política e incluso me estoy pensando en crear mi propio partido político. Será el PPU o Partido del Principado Universal.

Evidentemente, el programa de esta formación no sería la abolición de la monarquía. ¡Qué va! eso es de rojos retrógrados que no saben valorar todas las ventajas que la monarquía tiene para nuestro país. Por el contrario, nosotros propondríamos aumentar la Familia Real en un número interesante de miembros. En concreto a 44 millones de personas los convertiría en príncipes de España.

Continue reading

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: